6 ago. 2014

"We Are What We Are" (2013): Un panorama existencial desolador


Por Gonzalo Gala
España

La película "We Are What We Are" (2013) -que comienza con unos evocadores planos que muestran una lluvia torrencial, acompañados de un leve tintineo de teclas de piano- representa el tercer trabajo de Jim Mickle como realizador. Si en sus primeras películas mezclaba el terror con el cine independiente puramente americano, como se muestra en sus primeras películas "Mulberry Street" y "Stake Land", en esta ocasión, Mickle hace un remake o mejor dicho una reinterpretación de "Somos lo que hay" (2010), de Jorge Michel Grau, en la que traslada la acción de una urbe mexicana al Medio Oeste Americano.

Son muchos los puntos que distancian una película de otra, que tendrá que reconocer el lector con el visionado de cada una de ellas. Lo que se puede decir es que "We Are What We Are" no se entiende como parte de los horrores que se encuentran en la sociedad mexicana sino dentro de los ritos ancestrales que subyacen en la american ghotic, en la línea de sus anteriores trabajos. Una imagen de la familia americana a través de un discurso nada complaciente del canibalismo, similar a los vampiros de "Stake Land" (2010), película a la que Mickle dirigía una mirada hostil hacia los fundamentalismos religiosos.
 
El cineasta sorprendió en su primera película, "Mullberry Street", por tratar el cine zombie desde una propuesta arriesgada y original, a través de una extraña infección en Manhattan que los iba convirtiendo en hombres-rata, expléndidamente bien hechos, con un tema muy de actualidad como un desahucio en un barrio marginal. En su segunda trabajo, "Stake Land", se acerca al género del vampirismo, pero de una forma sucia, alejándose de las versiones románticas al estilo de Anne Rice; mientras que su última película hasta la fecha (ahora Jim Mickle está preparando "Cold in July") refleja el terror, agrediendo al espectador, mostrándole un panorama existencial desolador.


En "We Are What We Are", la familia es el problema. Una familia, los Parker, aparentemente normal, en la que -a puerta cerrada- se destaca la figura del padre omnipresente, firme defensor de un modo de vida muy particular. Un filme de género sobre la agresión a un orden familiar tradicional que está destacando en el cine de terror más reciente, como los casos de "Borgman" (Alex van Warmendan), "Proxy" (Zack Parker) o "The Women" (Lucky McKee). Pero a diferencias de éstas que podrían representar el género "Home invasion" (aquel en el que un desconocido o grupo de ellos invade un hogar), la principal amenaza es del interior. Las dos hijas, en pleno proceso de madurez empiezan a desafiar el estilo de vida impuesto por la tradición y el fanatismo religioso. Empiezan a creer que un modo distinto de vida es posible. Al final, la trama de la película adquiere tintes generacionales, entre la tradición y la modernidad. Todo ello contado a través de unos personajes muy bien descritos y unos actores soberbios, en los que destacan Julia Garner, Ambyr Childers, Kelly McGillis y Michael Parks.

Título original:
"We Are What We Are". Título alternativo: "Ritual sangriento". Países y año: Estados Unidos y Francia, 2013. Director: Jim Mickle. Guión de: Jim Mickle y Nick Damici (remake de una película de Jorge Michel Grau). Elenco: Bill Sage, Ambyr Childers, Julia Garner, Wyatt Russell y otros.










¿Ya nos seguís en Facebook? ¿Qué esperás?