4 ago. 2014

"Patrick" (2013): Un remake en coma


Por Romi Costa
Uruguay
 
Muchos se preguntarán cuál fue el motivo para realizar el remake de "Patrick" (1978), un filme australiano que tiene como personaje central a un joven en estado vegetativo que es considerado un asesino serial. Si bien se está ante un thriller de terror, es casi inevitable sonreírse al leer la sinopsis.

En su momento no fue una cinta apreciada por su público, tomando poco de reconocimiento fuera de Australia por su estilo de filmación y elementos que llamaron la atención de algunos realizadores. Igualmente no es considerada un clásico del cine terror. Quizás como dato interesante se puede decir que Quentin Tarantino tomó la escena del "escupir" de Patrick en su cinta "Kill Bill" como un pequeño homenaje a la olvidable cinta.
 
Comenzando con la crítica, hay que destacar algunos elementos positivos, como la ambientación y la fotografía, que lograron mostrar una tenebrosa clínica privada, donde los ruidos extraños y los aún más extraños pacientes le dan ese toque típico de cine terror. Lamentablemente, para la mayoría, esos efectos son muy usuales en el género y ya no dan lugar al susto o siquiera a un sobresalto. Igualmente merecía destacarse.
 
Los efectos de sonido y la banda sonora tuvieron demasiados altibajos, sin encontrar un término medio. Quizás el objetivo fue mantener el espíritu de la original, con esos sonidos punzantes que de a ratos parecen taladrar el oído. Más allá de algunos aciertos, ya es de antaño asustar con ruido.

En cuanto a las actuaciones se nota un gran desperdicio de talento. En el elenco está el temible villano de la aclamada serie televisiva "Game of Thrones", Charles Dance, quien no logra convencer, tal vez por la poca trascendencia que le dan a su personaje. Como protagonista está la joven australiana Sharni Vinson, quien sorprendió muchísimo en "You're Next", donde mostró un creíble y gran instinto de supervivencia, dejando bien parada a las mujeres en el género terror. Su papel en "Patrick" distó mucho de aquel personaje, dejando vislumbrar un poco de exagero y previsibilidad. Se esperaba mucho más de esta actriz.

Pero el rol más interesante resultó ser el del personaje menos creíble y quizás imprescindible de la cinta, Rachel Griffiths, quien interpreta a la jefa de las enfermeras, aunque el desarrollo de su personaje fue demasiado flojo y carente de todo. Lo que se veía en la original, estrenada en 1978, era una enfermera que aportaba suspenso a la trama, pero que el guionista pareció olvidarse de ella en esta nueva versión.

Más allá de la pobre labor de Justin King en el guión, que teniendo toda la historia escrita y ejecutada previamente no supo enriquecerla o mejorarla, se debe criticar los desaciertos del director Mark Hartley, quien debuta en el área de los largometrajes. Conocido por una larga lista de documentales y videos comete el error de enfatizar en elementos que no aportan y obviar otros que son interesantes, haciendo un mal uso de flashbacks que terminan aburriendo y revelando más de lo que uno quiere saber. ¡A veces es mejor dar lugar al misterio y a la imaginación, y no dar lugar a lo obvio!

Título original:
"Patrick". País y Año: Australia, 2013. Director: Mark Hartley. Guión de: Justin King. Elenco: Sharni Vinson, Charles Dance, Rachel Griffiths y otros.










¿Ya nos seguís en Facebook? ¿Qué esperás?