21 mar. 2014

"Twixt" (2011): Coppola tras la pista de Allan Poe


Por Gonzalo Gala
España

La paternidad parece haberse situado en un puesto de honor en el cine de terror de los últimos tiempos, como si se tratase de asumir la deuda que contrajo la madre de la niña poseída de "The Exorcist" (William Friedkin, 1973), castigada por desantender a su hija, al ocuparse de su profesión de actriz. Para atestiguarlo, hay varios filmes recientes en los cuales la idea de la paternidad/maternidad suele permanecer oculta, como una sombra perturbadora que acaba provocando pesadillas. Este es el caso de "Twist" (2011), última película de Francis Ford Coppola sin prácticamente repercusión más allá de ciertas exhibiciones en algunos festivales de cine (como el de Sitges, donde esta cinta fascinó).

Coppola narra las peripecias de un escritor de segunda categoría que llega a un pequeño pueblo con el fin de promocionar su último trabajo, pero también en búsqueda de una inspiración (que no llega) y de un cheque que evitaría que su mujer vendiera una de sus más preciadas propiedades: un ejemplar de "Hojas de Hierba" de Walt Whitman. Entre tanto, el escritor estará inmerso en toda una historia de fantasmas, con Edgar Allan Poe como homenaje y personaje, interpretado en la película por Ben Chaplin, como si se tratase de una versión creepy de "Midnight in Paris" (Woody Allen).
 
En "Twixt" (2011), por tanto, conviven distintas películas, desde el thriller rural al relato gótico de la América Profunda, con homenajes a autores como Poe o Nathaniel Hawthorne, pero también al cine de William Castle (y otros pioneros del 3D en el terror). Tres momentos de la películas aparecen en 3D, mostrando en pantalla los cristalitos rojo y verde para anunciar el comienzo de la secuencia.

El escritor Hall Baltimore, un regordete Val Kilmer, en pleno declive profesional, el sheriff del lugar (Bruce Dern, otro resucitado) y el fantasma de una niña (Ellen Fanning, actriz de "Super 8" de J.J. Abrahms), víctima de un psicópata que años atrás se dedicó a asesinar a pequeños, forman parte del cast principal de la película. Personajes que interarán esclarecer un crimen con mucha confusión, de por medio, y bastante humor, en una producción en el que Coppola recupera el bagaje de sus inicios a las órdenes de Roger Corman, cuando se puso al frente del rodaje de "Dementia 13" (1963), con el mismo equipo y actores del realizador cuando éste no estaba filmando.

Toda una locura a cargo de quien un día lográse las mieles del éxito con "The Godfather" (1972) o "Apocalypse Now" (1979) y hoy está relegado a un segundo lugar, como le sucede a un inmenso Val Kilmer (desde todos los puntos de vista posible) en "Twist". Pero el comienzo de la película tiene también mucho de la vida personal del director. Por ejemplo, la muerte de la hija del protagonista es bastante similar a la del primogénito de Coppola, Giancarlo, que falleció decapitado en un accidente náutico por un cable de remolque entre dos embarcaciones, como otras extrañas referencias que aparecen en pantalla, una niña vampirizando a su padre o las secuelas de una prolongada infertilidad creativa. Al final puede quedar como un divertimento de alguien que tampoco tiene por qué demostrar nada o un ajuste de cuentas de lo más bizarro posible. "Twist" quedará como una película que, sin ser una maravilla, gustará a los amantes del cine de terror.

Título original: "Twixt". País y año: Estados Unidos, 2011. Director: Francis Ford Coppola. Guión de: Francis Ford Coppola. Elenco: Val Kilmer, Elle Fanning, Bruce Dern, Ben Chaplin y otros.










¿Ya nos seguís en Facebook? ¿Qué esperás?