31 mar. 2014

"Las brujas de Zugarramurdi" (2013): Lo mejor y lo peor de Álex de la Iglesia


Por Romi Costa
Uruguay

El español Álex de la Iglesia siempre produce sentimientos encontrados en los espectadores y en la crítica. Con el correr de los años su carrera se ha mostrado como un sube y baja, cuando encanta con alguna producción, después decepciona en otros aspectos. Algunos le han objetado que va perdiendo su estilo, esa picardía cómica que siempre está presente, pero lo cierto es que es un director que siempre genera expectativas.

Nuevamente con la colaboración de Jorge Guerricaechevarría, De la Iglesia presenta en "Las brujas de Zugarramurdi" (2013) la historia de dos hombres que deciden robar una casa de "Compro Oro", con la contrapartida de que José (Hugo Silva) tuvo que llevar al atraco a su hijo de 8 años, Sergio (Gabriel Delgado), y que al escapar con los anillos de oro no encontraron el vehículo de escape que proporcionó Tony (Mario Casas), ya que su novia se lo llevó para hacer compras. La solución fue tomar un taxi y cruzar la frontera hacia Francia, lo que los obligará a pasar por Zugarramurdi, un pueblo conocido por estar habitado por brujas.

Lo que se ve en anteriores películas de De la Iglesia ("Balada triste de trompeta", "Los crímenes de Oxford" y "La chispa de la vida"), en esta producción está potenciado, es decir se puede ver lo mejor y peor del director. Lo más original y lo más absurdo de sus ideas.

"Las brujas de Zugarramurdi" (2013) promete en sus primeras escenas logrando atrapar al público, generando situaciones graciosas y tensas a la vez. Los personajes conquistan, y es que la buena química de la dupla protagonista es innegable, pero ese brillo se va apagando a medida que la historia se va alargando sin llegar a nada. Lo que parece una divertida y macabra road movie termina siendo una comedia fantasiosa a medias. Y es que el atraco a una casa de anillos de oro donde se hace partícipe a un niño, induciéndolo a que opte por vivir con su padre y no con la bruja de su madre tenía cierto encanto y suspicacia, pero los chistes apuntan a un público muy particular, a un público que esté más empapado de problemas maritales y los váivenes del divorcio.

De a poco se van sumando personajes, todos con bemoles que encarnan a la perfección, logrando que la actuación sea lo más destacable de la película. Hablamos de actores que tienen ese perfil que les permite encarar cualquier rol: Pepón Nieto, Jaime Ordóñez, Secun de la Rosa, Enrique Villén y Santiago Segura fueron muy efectivos en sus participaciones. No así por el lado de las mujeres, a quienes no explotaron de la mejor manera. Lástima por grandes actrices como Carmen Maura y Terele Pávez que tuvieron papeles que lograron aborrecer hacia el final de la cinta por el delirio del guión, que no supo culminar una idea que parecía fantástica y entretenida.

En cuanto a aspectos más técnicos se debe reconocer el gran trabajo de la banda sonora y de los efectos especiales que, si bien sobre la media hora final fue decayendo en producción, retrataron la originalidad de la idea de manera pintoresca y creíble.

No se puede dejar de mencionar la mala edición de la primera hora de película (como la cara pintada de Mario Casas, que según la toma estaba más o menos pintada); no era necesario cortar tanto las escenas.

"Las brujas de Zugarramurdi" (2013) es una película que entusiasma, entretiene y muestra lo mejor de Álex de la Iglesia, pero que sobre el final decae de manera brutal, apagando todo brillo que se vio al principio. Grandes carencias para concluir una historia que desborda genialidad.
 
Título original: "Las brujas de Zugarramurdi". Título alternativo: "Las brujas". País y año: España, 2013. Director: Álex de la Iglesia. Guión de: Álex de la Iglesia y Jorge Guerricaechevarría. Elenco: Hugo Silva, Mario Casas, Jaime Ordóñez, Carmen Maura y otros.










¿Ya nos seguís en Facebook? ¿Qué esperás?