27 ago. 2013

"Psycho" (1960): Nos volvemos locos de vez en cuando... frente a una obra monumental

Juan Andrés Oliva
Argentina

"Buenas tardes, aquí tenemos un pequeño y tranquilo Motel alejado de la autovía principal, y, como ven, de un aspecto totalmente inofensivo. Pero en realidad, ahora se lo conoce como la escena de un crimen. Junto al Motel se encuentra una casa antigua, que tiene, si me permiten decirlo, un aspecto menos inocente y más siniestro que el Motel". Con estas palabras, Sir Alfred Hitchcock comenzaba contándole al espectador, en el tráiler, la trama de "Psycho" (http://bit.ly/dvY7WL).

Nos encontramos ante la película más perfecta que hizo
, en la opinión de este humilde escritor, el más grande director en la historia del cine, Hitchcock, el inventor del suspenso moderno. Lo que tenemos es un producto de terror/horror/thriller, soberbio y sublime en la máxima expresión, que entra de lleno por los ojos y logra instalarse en la psiquis de cualquier persona que ve tremenda obra de arte. Adaptación de un libro basado en los asesinatos de Ed Gein, casualmente con el que también se basó Tobe Hopper para hacer "The Texas Chain Saw Massacre" (1974).
 
Corría el año 1960. Hitchcock venía de hacer una obra de arte como "Vertigo" (1958) y una genialidad como "North by Northwest" (1959)... difícil que pudiera superarse a sí mismo. Con "Psycho" no solo lo logró, además rompió los cánones dentro del cine de terror y suspenso de la época, a través de una historia impresionante en la que la protagonista y una bolsa con dinero son excusas y el argumento real es muchísimo más profundo a nivel psicológico y emocional (pero dejo acá para no generar spóiler).

Al piano, Bernard Hermann, componiendo esa pieza tan maravillosa, como si no fuera de este planeta; en la dirección Sir Alfred, y en las actuaciones principales un desconocido actor (hasta ese momento) llamado Anthony Perkins y la madre de Jamie Lee Curtis (muy irónico y paradójico), Janet Leigh. Entre ellos se vería un duelo psicológico muy tenso comandado por la oscura y mala, mala madre de Norman Bates... "o de como todos nos volvemos locos de vez en cuando".

La particularidad que guarda la película son sus sorpresivos e inesperados giros en el guión, algo que para la época no ocurría muy a menudo, lo que hace imprescindible verla desde el comienzo (Hitchcock avisó a los cines que nadie podía entrar a la sala si la película ya había comenzado).

Hay que mencionar dos apartados específicos. El primero de ellos es en cuanto a las locaciones; las escenas más intensas las encontramos entre el Motel y la casa donde vive Norman con su madre; para ello se vuelve muy necesario el juego de luces y sombras que caracteriza a Alfred. El segundo apartado es el de la música, pieza maestra compuesta por el ya mencionado Bernard Hermann, utilizada a lo largo de toda la película y capaz de generar angustia o escenas tensionantes.

Una curiosidad: La escena del baño causó un gran revuelo en la época, y no justamente por mostrar un asesinato, sino porque se mostraba como un inodoro descargaba el agua.

Nada más que agregar a esta excelente obra del séptimo arte, sin duda dentro del top ten de las mejores películas de todos los tiempos. Si a alguien le interesa encarar el cine de Hitchcock y no sabe cómo, empezar con "Psycho" puede ser una buena opción.
 
Título original: "Psycho". Título alternativo: "Psicosis". País y año: Estados Unidos, 1960. Director: Alfred Hitchcock. Guión de: Joseph Stefano, en base a una novela de Robert Bloch. Elenco: Janet Leigh, Anthony Perkins, Vera Miles y otros.










¿Ya nos seguís en Facebook? ¿Qué esperás?