2 ago. 2013

Joe Dante: "La gente de mi generación ya no va al cine"

 
Por José Javier Arce
España

En el marco de
Festival Internacional de Cine Fantástico Nocturna, que se llevó a cabo el pasado mes de junio en la ciudad de Madrid, "TERRORÍFILO" entrevistó a Joe Dante, responsable de clásicos como "Piranha" (1978) y "Gremlins" (1984). Sin dudas, un referente del cine de terror de las últimas décadas.

El cineasta estadounidense habló de muchos temas relacionados al cine y anunció que no tendrá nada que ver con el posible reinicio de la saga "Gremlins".
 
José Javier Arce: ¿Qué piensa del hecho de no estar en el proyecto de "Gremlins 3"?

Joe Dante: Lo cierto es que no esperaba colaborar en el proyecto. Y de hecho, creo que no va a ser "Gremlins" 3, sino un reboot. Dijeron que iban a empezar desde cero porque los personajes serían demasiado mayores como para hacer una continuación.

J.J.: Existe una clara conexión entre los años 80' y los 50', como se puede ver en Gremlins. ¿Qué opina de esto?

J.D.: La gente ahora echa de menos los 80' al igual que mi generación sentía nostalgia de los 50'. Pero esto se debe a que fue entonces cuando vieron las películas que más les han marcado. Todos nos podemos nostálgicos y miramos al pasado, cuando éramos felices y creo que todas las generaciones lo hacen. Sobre todo cuando se hace duro vivir en el presente, conforme pasan los años, todo lo anterior empieza a parecer más idílico. Pero si examinas cada año a fondo, verás que no todo es tan perfecto y que también hubo cosas malas. Cuando nosotros echábamos al vista a atrás en los 80' hacia los 50', no pensábamos en la lucha por los derechos civiles ni en toda la disconformidad que había. Tan sólo pensábamos en el rock y en romper las barreras porque eso era lo que queríamos recordar. Y lo mismo pasa con los 60' y los 70', que no queremos recordar las partes incómodas. Tan sólo recordamos lo que queremos, las películas que más nos impactaron cuando éramos niños, son las que recodamos en momentos difíciles.

J.J.: ¿Qué es lo que más le llama la atención del cine de terror de los últimos años? ¿Ha visto algo de cine español de este género?

J.D.: Siempre me ha gustado el trabajo de Guillermo del Toro, aunque no sé si es mexicano o español, aunque trabaja en español. He visto "El laberinto del fauno" y "El espinazo del diablo" y son excelentes ejemplos de este género, sobre todo para los que no les gusta este género. Y "Los otros", me encantó. La historia del fantaterror español se remonta muchos años atrás... Diría que entorno a los 60' con Narciso Ibáñez Serrador, me encantaban sus películas. Y por supuesto, Jacinto Molina. Las películas de esta gente se distribuían raramente en Estados Unidos, se podían encontrar, pero en pantallas pequeñas, no en los grandes cines. La audiencia americana no está muy familiarizada con el cine español. De hecho, muchas películas que la gente cree que son españolas, fueron rodadas en España por directores de otros países. Todas esas coproducciones hacen que sea difícil aislar del montón a las auténticas películas españolas. Salvo por personas como Luis Berlanga, que hacían películas que realmente eran distribuidas como cine español. Me encanta esa época de los 60' en mi país, cuando era un chaval y me conocía de memoria los nombres de todos los directores internacionales, porque sus películas se distribuían en Estados Unidos sin importar de qué género fuera la cinta. Había un grupo e directores muy interesantes, pero de repente esto paró. Lo que pasó fue que la audiencia dejó de interesarse por estas películas y se quedaron fuera del radar. Los americanos no saben nada de lo que se hace en otros países a menos que alguien compre ese filme y haga un remake americano, algo que sucede continuamente. Salvo con los directores daneses, sus películas nunca se distribuyen aquí, pero a ellos les encantan nuestras películas y nuestras series.

J.J.: Ha trabajado en cine y en televisión, ¿Qué diferencias o similitudes hay entre ambos medios? Lo último que ha hecho ha sido dirigir tres capítulos de "Hawai 5.0". ¿Cuáles son  y qué diferencias ve entre la acción y terror, que es lo que está acostumbrado a hacer?

J.D.: De "Hawai 5.0" he dirigido 2 capítulos y ahora en breve voy a dirigir el tercero. Solía haber mucha diferencia entre trabajar en televisión y trabajar en el cine, sobre todo cuando comencé a hacer cine. En aquel entonces, como las pantallas eran bastante pequeñas, se solía pensar que las películas para televisión había que hacerlas con muchos planos medios y cortos. Y se hacían como películas muy baratas. Pero esto ha cambiado completamente, no sólo porque ahora las pantallas de televisión sean mucho más grandes, y el sonido ha mejorado mucho. Hay ciertas pantallas de televisión que se ven mejor que las pantallas de muchos cines. Como decía, el cambio no se debe tanto a esto, sino por el cambio del contenido, ya no hay tanta censura, cosas que antes sólo podías hacer en el cine, ahora también se pueden hacer en televisión. Ahora hay muy poca diferencia, quizás sólo el que se trabaja más rápido en televisión, que resulta más barato y que no recauda tanto dinero. Sobre lo que puedes hacer, cuando yo hice "Masters of Horror" ese tipo de cosas no las podrías haber hecho en cine porque hubieran sido clasificadas "X" por la violencia. Y los capítulos que yo hice no podría haberlos hecho en ningún otro sitio, tan sólo ese canal de televisión por cable que se decidió a darnos aquella oportunidad. Y a pesar de que no teníamos tiempo ni dinero resultó liberador porque todos los que participamos, sentimos que estábamos haciendo "nuestra" película. Sin test de screening, ni clasificación por edades... directo de la mente del director a la pantalla. Y resultó muy divertido, porque no es lo habitual. Salvo por el hecho de que no sacamos nada de dinero, fue muy interesante.

J.J.: ¿Cree que se está perdiendo lo que es la experiencia de ir al cine?

J.D.: Sí, sin dudas, de hecho la gente de mi generación ya no va al cine. Esto es porque los espectadores hoy en día son muy ruidosos y se pasan toda la película whatsappeando o twitteando, hablando, dando voces... Y es una lástima porque la magia de ir al cine está en ir allí, estar con otras personas viendo la película. Hay ciertas comedias que cambian mucho al verlas en casa en la televisión. Los hermanos Marx cambiaron la forma de ver las películas y presentaban los sketches como pequeñas obras, así luego comprobaban la reacción de la audiencia, la duración de las risas. De esta forma, cuando volvían a Hollywood retocaban las películas dejando espacio para las risas. Cuando las ves en televisión y hay un gag cómico, ese espacio para las risas queda vacío, por ello se usan risas enlatadas en las series; para recrear la idea de ver la serie o la película con un grupo de gente que se ríe. Por ello, el acto de ir al cine, para mí, es como ir a la iglesia. Como cuando era pequeño, cuando las luces se apagaban y podía suceder cualquier cosa y que fuera lo más alucinante que hubieras visto nunca, que no solía pasar, pero bueno es algo que nunca he perdido a pesar de ir mucho al cine, pero sigo sintiendo esos nervios cuando se apagan las luces. Odiaría perder esa sensación.










¿Ya nos seguís en Facebook? ¿Qué esperás?