4 jul. 2013

"Aliens" (1986): Comandos ultraestelares


Por Alejandro Ramírez Flores
México

Después de haber eyectado de la nave Nostromo y acabar con el sanquinario ente que terminó con la vida del resto de la tripulación en la película de "Alien" (1979) de Ridley Scott, Ellen Ripley (Sigourney Weaver de "The Cabin in the Woods") es rescatada y llevada de vuelta a la civilización luego de que su transporte ha vagado por decenas de años en el espacio sideral. Sus inquisitivos empleadores en la compañía Weyland-Yutani no están convencidos de que los acontecimientos que ella narra respecto a lo que pasó en aquel desolado rincón del universo sean ciertos, y por ello la relevan de su cargo.

Sumado a esto, Ripley es atormentada por horribles pesadillas causadas por el trauma de haber sobrevivido a tan terroríficos sucesos, lo que la tiene al borde de la locura. Inesperadamente, la corporación le pide viajar de vuelta al planeta donde ella declaró que su equipo encontró esa nave abandonada llena de huevos con los repulsivos seres parasitarios. La razón es que hay gente en ese inhóspito sitio, ya que ahí se instaló una colonia terraformadora para sacarle provecho comercial a dicho mundo, pero súbitamente se ha perdido todo contacto con sus habitantes y ahora temem por sus vidas.

La aún dubitativa ex-oficial accede a cooperar como consultora con la condición de que si hay entes alienígenas, éstos serán destruidos y no traídos de regreso a la Tierra. Los encargados de realizar la misión son un equipo de marines, entre los cuales se encuentran Michael Biehn ("The Seventh Sign") y Bill Paxton ("Mortuary"). Como se ha visto, dichos cuerpos militares son usados para defender los intereses comerciales y políticos de los Estados Unidos, más que a los ciudadanos mismos de esa nación.

James Cameron es el tipo de director que sabe de donde tomar referencias históricas para incorporarlas en sus filmes. El haber usado como eslogan "Esta vez es guerra", en "Aliens" (1986), es una clarísima muestra de lo mencionado anteriormente, ya que incorporó motivos bélicos identificables con la Guerra de Vietnam, oscuro episodio estadounidense que aún resuena en la historia moderna, y que sirve como ejemplo de que superioridad tecnológica no es lo que define siempre al bando ganador.

La conjunción de los géneros de ciencia ficción y horror lograda en la cinta original, dirigida por Ridley Scott y escrita por Dan O'Bannon y Ronald Shusett, fue aumentada con la trepidante acción combatiente que Cameron le inyectó a esta segunda parte, a la que igualmente se le debe el mérito de haber dado forma al universo de los ahora muy famosos xenomórfos de sangre ácida y boca retráctil (a esta secuela, le siguieroin otras dos entregas y dos "crossovers" cinematográficos con otro ser interestelar con el hábito de ir de caza a otros sistemas planetarios).

Con personajes memorables, destacando entre ellos un nuevo androide de nombre Bishop (Lance Henriksen de "Near Dark"), gran cantidad de seres extraterrestes basados en los diseños del artista suizo H.R. Giger, cientos de municiones y admirables efectos especiales, James Cameron supo contar una historia que mantiene al espectador al borde de su asiento mientras sigue a Ripley en este nuevo encuentro con las temibles criaturas, en una encarnizada lucha entre ambas razas por la supervivencia.

Título
original:
"Aliens". Título alternativo: "Aliens, el regreso". País y año: Estados Unidos y Reino Unido, 1986. Director: James Cameron. Guión de: James Cameron. Elenco: Sigourney Weaver, Carrie Henn, Lance Henriksen, Michael Biehn, Paul Reiser y otros.










¿Ya nos seguís en Facebook? ¿Qué esperás?