29 may. 2013

"American Mary" (2012): ¿Me estoy volviendo loca, Billy?

Por Canela Ailen Rodriguez Fontao
Argentina

No sabía de la existencia de las Twisted Twins hasta que, en un blog español, alguien recomendaba la película "American Mary" como una de las 20 mejores de 2012. Que las directoras fueran dos hermanas que se autodenominaran gemelas perversas me parecía terriblemente encantador, tanto como que la protagonista del filme fuera una cirujana con ideas retorcidas en la cabeza.

Quizás sea necesario advertir ahora, y no después porque sería demasiado tarde, que este artículo está repleto de spoilers. Es que es difícil intentar comprender la fantasía morbosa que es la cinta sin abarcar su totalidad, yendo y viniendo de inicio a fin por sus imágenes oscuras.

Mary Mason es una estudiante de medicina que desea más que nada en el mundo convertirse en cirujana. Sus prácticas de sutura en cadáveres de pollo dan cuenta de su pasión, que al inicio del filme no parece nada enfermiza. Al descubrir que su situación financiera es cercana a la bancarrota, decide presentarse en el prostíbulo de Billy (con curriculum en mano, como si alguien pudiera interesarse en sus años dedicados a la medicina) para ganar algo de dinero fácil. Imprevistamente, será contratada para operar a un hombre que ha sido torturado y que está punto de morir. Mary lo hace, no sin consecuencias. Pese a haber conseguido una suma importante de dinero, su conciencia comienza a jugarle una mala pasada.

Éste es el inicio de una serie de acciones que la pondrán frente a personajes (o personas, no es tan fácil definirlo) que la harán cruzar los límites de la ética y la moral. Mary quiere ser cirujana, y para eso necesita mucho dinero. Entonces, ¿por qué no conseguirlo operando clandestinamente? Beatress, una bailarina del club que ha logrado gracias a los beneficios de la cirugía plástica ser una Betty Boop de carne y hueso, le pide que, a cambio de una gran suma de dinero, opere a su amiga Ruby, una mujer que solo desea convertirse en muñeca. Cruzando por segunda vez el límite, Mary realiza la operación y descubre que gracias a los cultores de la modificación de cuerpos, podrá desarrollarse profesionalmente y conseguir el dinero que necesita.


En el medio de este proceso, Mary es drogada y violada en una fiesta privada de cirujanos del hospital donde realiza su residencia. Si quedaban dudas sobre la estabilidad mental de la protagonista, esta acción terminará por disiparlas. La venganza será concretada.

Lo que viene después es la decadencia de Mary y la clásica "pagarás por lo que has hecho", por lo cual no es necesario seguir relatándolo. Es una pena que un filme de semejante exquisitez visual, se deje tentar por la condena al accionar esquizoide de sus personajes.

¿Es necesario que el orden sea restablecido? El filme parece condenar todo lo que construye a lo largo del relato. La extraña historia de amor entre Mary y Billy, que se intuye por medio de las fantasías sexuales y sádicas de él, parece concretarse cuando no duda en invitarla de viaje a Los Ángeles. Pero no, antes de que ella sea capaz de tomar una decisión al respecto es asesinada por el esposo de Ruby por la operación que le ha realizado a su mujer. Por otro lado, la libertad que manifiestan cada uno de los personajes respecto a su propio cuerpo y al de los demás (libertad de modificarlo o incluso a atentar contra las libertades del otro asesinado y violando) sin ningún tipo de culpabilidad, se verá también condenada con la muerte de Mary. La duda es: ¿por qué construir un mundo repleto de personajes esquizoides y sin ningún atisbo de normalidad para luego aplastarlo con el asesinato de la protagonista/heroína?

Quizá no sea esta la cuestión fundamental de "American Mary", sino otra que lo atraviesa por completo. El cuerpo es aquí un objeto, una superficie maleable, algo que se puede construir y destruir en el mismo acto. Hay que recordar que Mary es cirujana, que planeaba convertirse en prostituta y que además es asesina. En estas tres prácticas, el cuerpo ocupa el lugar central. El único límite que se plantea en la protagonista es el de su propio cuerpo. Una vez que este es traspasado por la violación de su profesor, su estabilidad mental se disloca y se abre al disfrute morboso sobre el cuerpo del otro: operando, asesinando, torturando.

Pese al morbo que gravita constantemente en el relato no se hace hincapié en la mostración de las escenas de tortura o incluso en la de las operaciones. La tensión que se genera por la rareza de cada uno de los personajes se compensa con el ocultamiento (mediante el uso del fuera de cuadro) de la tortura, el desmembramiento, lo particularmente gore. Es que es el ambiente del filme lo que tensiona al espectador. La sordidez de cada uno de los espacios que Mary ocupa. Es por eso que quizá el final no resulte tan apoteótico como uno lo esperaba. La escena de Mary intentando coser su propio cuerpo genera un impacto visual inigualable que luego se verá opacado por el final del filme. 

Si de cirujanas perversas se trata, "Excision" (2012) cumple tanto o más de lo que "American Mary" promete.

Título original: "American Mary". País y año: Canadá, 2012. Directores: Jen Soska y Sylvia Soska. Guión de: Jen Soska y Sylvia Soska. Elenco: Katharine Isabelle, Antonio Cupo, Tristan Risk, David Lovgren y otros.










¿Ya nos seguís en Facebook? ¿Qué esperás?