2 abr. 2013

Falleció hoy el director español Jesús Franco


Por Santiago González
Argentina

Se fue el maestro del cine extraño, el director con una de las filmografías más extensas que se conocen, el tipo que vivía para el séptimo arte, el que solo la muerte pudo parar. Murió el realizador español Jesús "Jess" Franco.

Este cineasta fue responsable de innumerables películas que podían ser consideras de terror, eróticas, hasta porno... o simplemente un rejunte de todas ellas que las convertían en algo extraño que había que admirar. Fue tanta su pasión por el cine que, se dice, llegó a filmar 14 películas en un año y más de 200 durante toda su vida. Todo esto demuestra que no se tiene que tener un gran presupuesto o esperar el gran momento para llevar a cabo un proyecto personal: si uno ama lo que hace, se debe intentar cueste lo que cueste. Esa fue su gran lección para todos nosotros.

Jesús Franco nació el 12 de mayo de 1930, y desde su niñez demostró tener actitudes artísticas, en especial con la música. Estudió cine durante algunos años, pero lo que realmente le dio verdaderas lecciones audiovisuales fue su viaje a Francia donde se dedicó a ver películas en filmotecas, al igual que lo han hecho famosos directores franceses. Eso lo impulsó a filmar su primer trabajo, aunque "Gritos en la noche" (1962) fue el proyecto que le hizo conocer las mieles del éxito.

Luego de esa cinta le siguieron títulos como "La mano de un hombre muerto" (1962), "El secreto del Dr. Orloff" (1964) y "Miss Muerte" (1966), que chocaron contra la dictadura del General Franco que abatía a España durante aquella época. Si bien sus cintas fueron exitosas, debido a que era visto como un enemigo por la Iglesia Católica (al igual que el famoso director Luis Buñuel), tuvo que dejar España y exiliarse en otro país. Esto no impidió que siguiera filmando bajo diferentes seudónimos.

A fines de la década del 60' sucedió uno de los hechos más importantes de su vida. En ese año conoció a Soledad Miranda, su primera musa, quien años después muriera trágicamente en un accidente automovilístico. Juntos, aunque nunca fueron pareja, hicieron siete películas como, por ejemplo, "Vampyros Lesbos" (1971) y "She Killed in Ecstasy" (1971).

Tiempo después conoció a su otra gran musa, y la que sí iba a ser su pareja hasta su muerte: Lina Romay (cuyo nombre verdadero era Rosa María Almirall Martínez). Ambos se dedicaron a hacer numerosos filmes comenzando por "La hija de Drácula" (1972). Muchas de ellas estaban filmadas a las apuradas y tienen una calidad espantosa, pero otras tienen una calidad aceptable (esto es algo que sorprende a los fans ya que Franco era conocido por hacer un 'cine malo' que traspasaba todos los límites, llenos de zooms extrañísimos, escenas de desnudos y que desafiantes a la censura).

Durante años la carrera de Franco fue errática. Hizo numerosas películas y empezó a ser reconocido en todo el mundo (sus seguidores le decían el "Tío Jess"). Y aunque ya no filmaba tanto (teniendo en cuenta la cantidad que realizaba por año), el realizador seguía dirigiendo títulos llamativos como "Killer Barbys" (1996), "Lust for Frankenstein" (1998) o "A Bad Day at the Cemetery" (2008).

En una silla de ruedas, Franco recibió hace muy poco tiempo uno de los golpes más fuertes de su vida, la muerte de su compañera Lina Romay. Después este duro golpe siguió filmando: su última película fue "Al Pereira vs. The Alligator Ladies" (2012).

El cineasta español tiene en su haber casi 200 películas (muchas de ellas le son atribuidas por la crítica y el publico, aunque él no recordaba haberlas filmado). No debemos ponernos mal por su pérdida porque, como todo gran artista, dejó un gran legado para recordarlo.










¿Ya nos seguís en Facebook? ¿Qué esperás?