20 dic. 2012

¿Qué hubiese pasado si...?


Por José Manuel Gomis Aracil
Escritor y crítico de cine
España

Desde esta premisa un tanto paradójica se ha ubicado el lema de las dos películas que se van a comentar a continuación: cine negro/fantástico.

"The Woman in the Window" (1944) y "The Strange Affair of Uncle Harry" (1945) son dos referentes del fantástico/negro que forman parte de la prolífica carrera de dos de los mejores directores de la historia del cine: Fritz Lang y Robert Siodmak.

La primera, y quizá la mejor, es una historia llena de imprevistos y fatales coincidencias que inducen a su protagonista a verse envuelto en un extraño caso de tensa novela negra donde Edward G. Robinson, un hombre respetable y de buena posición, pierde la cabeza por una bella y sensual mujer llevándole a perpetrar un crimen aciago.

En la segunda, "The Strange Affair of Uncle Harry", un amable y entrañable diseñador de una fábrica textil, Harry Quincey, se enamora también de una bella mujer forastera (lo que implica modernidad y sofisticación), que lo saca de su aletargada madurez para prometerse en matrimonio con ella. Su conservadora familia se interpondrá en su relación y Harry, interpretado por George Sanders, tendrá que usar su ingenio delictivo, con ayuda de un potente veneno, para librarse de su pesada familia y poder así cumplir sus sueños casamenteros.

En ambas películas, la tragedia llevada al extremo acaba por imponerse en la trama, dándoles a las dos cintas una etiqueta de cine negro que se acaba de romper cuando uno se adentra en la tensa conclusión de su final.

El lector se preguntará cuál es la razón por la que se ha escogido estas dos películas como ejemplo de cine fantástico y lo cierto es que su catalogación radica en el increíble final que proponen estos dos genios (Lang y Siodmak).

En "The Woman in the Window", el protagonista, acorralado por los acontecimientos y a punto de morir, se despierta en su sofá y descubre que todo lo sucedido ha sido un horrible sueño y que todos los personajes que aparecen en él son personas relacionadas con su vida cotidiana. En "The Strange Affair of Uncle Harry", el protagonista también despierta de un mal sueño y descubre que el envenenamiento de su familia sólo ha sido una extraña pesadilla que le ha jugado una mala pasada. Estos dos matices le dan a las dos películas un ganado apelativo de cine fantástico y nos deja para siempre el angustiado regusto de haber visto dos obras maestras con un sabor a cine negro/fantástico inolvidable.










¿Ya nos seguís en Facebook? ¿Qué esperás?