26 oct. 2012

Especial Sitges 2012 (IV): Crítica de "The Cabin in the Woods" (2012)


Por Gonzalo Gala
España

Resulta difícil no rendirse a la evidencia: las películas de consumo destinadas al público juvenil se encuentran cada vez mejor elaboradas tanto que superan su condición de mainstream.

"The Cabin in the Woods" (2011) empieza como una cinta de terror clásica, con un grupo de chicos pasando un fin de semana en una cabaña en medio de un bosque, y acaba terminando en una celebración del terror. Con esta película, debutó en la dirección Drew Goddard, quien fuese el guionista de las series "Lost" y Alias, quien escribió el guión junto a Joss Whedon (el creador de la serie "Buffy the Vampire Slayer").

La cinta se presenta como una mezcla entre "Alias" (la agencia paralela al Gobierno que trabaja en la sombra), "Lost" (el sutil transfondo mitológico) y "Buffy the Vampire Slayer" (las referencias al fantastique adolescente con monstruos). De hecho, renueva los códigos genéricos partiendo de aspectos reconocibles (el género de fantasmas japoneses, los personajes que funcionan como clichés de la comedia americana -el estudioso, el deportista o el idiota "fumeta"-.

La ópera prima de Goddard presenta un terror tipo blockbuster: no hay sustos que hagan saltar de la butaca al público. No es "Sinister" (de Scott Derrinson), por ejemplo.


"Lo importante es que sufran", dijo el director, y tan pronto como la historia avanza, se ve que la cabaña se convierte, en sí misma, en una especie de "caja de Lemarchand", aquel terrorífico artilugio que ideó Clive Barker para la saga "Hellraser" y cuya finalidad era castigar al poseedor. De hecho, se hace un guiño a éste y a otras mil referencias del cine de género.

La presencia de Joss Whedom se puede encontrar, a modo de guiño, en los clímax que reservaba para sus propias series. Al final de cada temporada de "Buffy the Vampire Slayer" se desataba un pequeño apocalipsis que el grupo resolvería y su spin off, "Angel", concluyó en un callejón sin salida con los principales personajes agonizando debido a la cancelación de la serie.

Pero los creadores del filme han sabido dosificar el suspense, con una buena ración de gore y unos grandes efectos especiales, a parte de los giros del guión, para una trama que se convierte en una fábula sobre los medios de control. El espléndido cartel que acompañaba la película (una cabaña que se transforma en un cubo) resume este inquientante juego de espejos en el que se ven sometidos los protagonistas. En palabras del propio director, "van a ver cosas que no han visto jamás en sus vidas y no van a creer a qué lugares los está llevando. Pero será divertido. También sangriento y horrible".

Drew Derrison y Joss Whedom cumplen con lo que prometen. Elaboran un blockbuster en toda regla altisonante y apabullante en su construcción visual. Aplican lo aprehendido en su trayectoria televisiva para hacer un largometraje dándole unos giros que abarcan otros terrenos cinematográficos. En este sentido, aglutinan unos del cine de aventuras. "Let's get this party started", dirá una de las protagonistas (Kristen Connolly) en un momento de la película.
 
Título original: "The Cabin in the Woods". Título alternativo: "La cabaña del bosque". País y año: Estados Unidos, 2011. Director: Drew Goddard. Guión de: Drew Goddard y Joss Whedon. Elenco: Kristen Connolly, Chris Hemsworth, Anna Hutchison, Fran Kranz y otros.










¿Ya nos seguís en Facebook? ¿Qué esperás?