31 oct. 2012

BARS 2012: Crónicas Sangrientas 6


Por Juan Martín Staffa
Argentina
 
Penúltimo día del Buenos Aires Rojo Sangre 2012. Ya pasada la tormenta, el público retornó a las proyecciones en buena cantidad para disfrutar de algunos estrenos muy esperados.

Puede decirse que las sorpresas de la sexta jornada llegaron desde Europa, más precisamente desde Alemania, país que no se había destacado en ninguna de las secciones competitivas hasta ahora.
  
La Competencia Internacional de Largometrajes ofreció en primer turno "Masks" (Alemania, 2011), un filme que rinde tributo a las obras coloridas y poéticamente terroríficas de grandes del cine de horror como Dario Argento y Mario Bava. En realidad, el punto de partida de "Masks" es una reversión de "Suspiria" (1977), presentando a una joven bella e ingenua que decide inscribirse en una prestigiosa escuela de actuación. Claro que no tardarán en ocurrir horribles asesinatos que pondrán en peligro la vida de la joven. El mérito de esta película, dirigida por el experimentado Andreas Marschall, es que, a pesar de parecerse demasiado a la mencionada obra maestra de Argento durante las primeras escenas, el espectador logra adentrarse en la historia, primordialmente gracias a un guión efectivo y dinámico junto a un muy buen trabajo de montaje, fotografía y musicalización –el excelente tema principal de la cinta remite directamente al grupo italiano Goblin, colaborador de Argento–. Sin dudas, otro punto alto del festival.
 

En la misma sección, pudo verse "Errors of the Human Body" (Alemania/Australia, 2011), otro producto prolijo y muy bien ejecutado. En este caso, la premisa es similar a la de la ya comentada "Cell Count" (Estados Unidos, 2012), con preocupaciones y terrores dignos de David Cronenberg. Se trata de un prestigioso científico inglés que llega a un laboratorio alemán para participar en un experimento novedoso que puede significar la cura del cáncer. Sin embargo, deberá luchar contra las ambiciones personales desmedidas de sus nuevos compañeros de trabajo así como contra sus propios fantasmas interiores. Alejada del gore y escenas perturbadoras que supo reflejar "Cell Count", el filme está más enfocado en el conflicto interno del protagonista y en cómo la culpa por sus tragedias personales afecta su relación con los que lo rodean. Lejos de aburrir, es una propuesta entretenida, con un guión que muestra hábilmente a los personajes en profundidad sin golpes bajos y con un trabajo narrativo que dosifica muy bien la tensión de la trama principal intercalando algunas escenas cómicas y más distendidas.

  
A lo largo del día también se destacaron "Acción de policías" (Argentina, 2012), una comedia de acción bajo el formato de un show de reality TV, y "Summertime" (España, 2012), otra comedia con tintes paranormales y que combina ficción con el género documental. Ambas películas fueron exhibidas en el marco de la Competencia Iberoamericana de Largometrajes.

En la sección Novedades, pudo verse el esperado estreno de "Little Monsters" (Estados Unidos, 2012), el nuevo opus de David Schmoeller, el director de las cintas de culto "Tourist Trap" (1979) y "Puppet Master" (1989).


Finalmente, un breve párrafo dedicado a la charla ofrecida por dos jóvenes pero ya legendarios directores argentinos del cine de género: Valentín Javier Diment, quien presentó "La memoria del muerto" (Argentina, 2011) a lo largo del festival, y Germán Magariños, de quien pudo verse la ya comentada "Goretech" (Argentina, 2012), que compite en la sección Iberoamericana. La charla, de tono divertido y muy distendido, se enfocó principalmente en los desafíos del cine de género para darse a conocer en un mercado tan pequeño como el argentino.

Se fue otro día de gratas sorpresas y entretenidas actividades. Sólo queda una jornada para disfrutar del mejor cine de género de Latinoamérica. Y ese último día promete ser uno de los más importantes.










¿Ya nos seguís en Facebook? ¿Qué esperás?