30 oct. 2012

BARS 2012: Crónicas Sangrientas 5


Por Juan Martín Staffa
Argentina
 

Los días de lluvia en el cine de terror suelen presagiar hechos con morbosas a la vez que divertidas consecuencias para los cinéfilos, pero en el caso de un festival de cine como el Buenos Aires Rojo Sangre 2012 representa un impedimento para la llegada del público. Lamentablemente, a diferencia de un fin de semana que había sido espectacular, las abundantes precipitaciones dejaron media ciudad inundada y muchas vías de transporte interrumpidas, y eso se hizo sentir en la afluencia de espectadores. De todas formas, para los que pudimos estar ahí fue altamente disfrutable.

Dos de los títulos más relevantes del día, ambos de la Competencia Internacional, resultaron muy disímiles entre sí en la puesta en escena y en calidad, aunque no en su temática principal.
 
En primer lugar, se exhibió "Undertaker" (Japón, 2012), la única producción proveniente de ese país en todo el festival. Se trata de otra muy disfrutable propuesta que cumple con las mismas características de aquellas películas a las que hemos considerado como las mejores a lo largo de estas crónicas, es decir, la simpleza de la historia junto a una atrapante y original puesta en escena. En el caso de "Undertaker", es una cinta de apenas 65 minutos de duración (que bien podría tratarse del piloto de una serie de televisión): un niño pierde a su familia tras un apocalipsis zombie en Japón, y con el correr del tiempo se convertirá en "El enterrador", un hombre frío y marginal que se ocupa de liquidar por encargo a determinados cadáveres caminantes para que las familias que los reclaman puedan darles sepultura. Como puede advertirse, no deja de ser otro filme con muertos vivientes, pero en este caso se trata de una película extremadamente oscura, claramente influenciada por westerns post-apocalípticos como "Mad Max" (1979) y el mejor terror japonés, presentando a un grupo de zombies realmente escalofriantes, más parecidos a los tradicionales fantasmas orientales que a los muertos vivientes "romerianos". Esta producción, pequeña pero efectiva, resulta un muy buen entretenimiento.

Siguiendo con el tono apocalíptico, más tarde llegó "Dead Shadows" (Francia, 2012), un producto netamente "clase B" cuyo argumento también es bastante simple: un misterioso cometa pasa cerca de la tierra y desprende una especie de polvo estelar que infecta a toda la población, mutándola en horribles criaturas llenas de viscosos tentáculos. Con referencias explícitas a H.P. Lovecraft, John Carpenter, George A. Romero y un ritmo similar al de los filmes de Robert Rodríguez, la película resulta confusa y algo desconcertante. Se abren varias líneas argumentales, pero sólo se resuelven unas pocas. Además, las escenas de acción más intensas se dejan para el tercer acto, como es lógico, pero cuando todo comienza a tomar forma, la película termina abruptamente. Tal vez haya sido una decisión específica del director y el guionista, pero resulta en detrimento de la cinta y deja un sabor amargo. Lo más destacable es el uso de una paleta de colores eléctricos en la fotografía y, primordialmente, los efectos de sonido, a cargo del gran Alan Howarth, otrora colaborador musical de John Carpenter.

En la Competencia Iberoamericana, se destacó "Nervo Craniano Zero" (Brasil, 2012), una bizarra comedia de terror en la que una escritora, ante el miedo de fracasar con su próxima novela, decide someterse a una operación cerebral para ampliar ilimitadamente su capacidad creativa. Es difícil describir la propuesta de esta cinta brasilera, aunque vale decir en pocas palabras que tiene el tono de una coproducción entre Sam Raimi y Pedro Almodóvar. La comedia y el gore se entremezclan con excéntricos personajes dignos de una telenovela del Brasil que remiten al David Lynch más descontrolado de "Wild at Heart" (1990). Una propuesta muy disfrutable para los que busquen algo más alejado de lo tradicional.
 

Finalmente, durante la noche tuvo su estreno, en el festival, "La Plegaria del Vidente (Argentina, 2012), un policial negro con toques paranormales, basado en los infames casos de "El loco de la ruta", un asesino serial local. Esta película ya había tenido su estreno comercial en las salas argentinas hace algunos meses.

Otro día con mucha variedad de títulos. Lástima que las inclemencias del tiempo privaron a muchos fanáticos de concurrir. Esperemos que la meteorología no desentone, porque hasta ahora el evento no ha decepcionado.










¿Ya nos seguís en Facebook? ¿Qué esperás?