29 oct. 2012

BARS 2012: Crónicas Sangrientas 4


Por Juan Martín Staffa
Argentina
 

El día domingo representa una jornada de esparcimiento y diversión para las familias argentinas así como para los turistas. Todos concurren en masa a recorrer el centro porteño y no pueden evitar pasar por el cine Monumental Lavalle, ubicado en una de las calles más transitadas de la ciudad. Claro que poco se imaginan que en aquel preciso instante se toparán con un hombre o una mujer bañados en sangre y con severas y violentas heridas cortantes a lo largo de su cuerpo.

Es que el cuarto día del Festival Buenos Aires Rojo Sangre 2012 suele ser muy especial. La zombie walk porteña, que se realiza anualmente, tiene lugar a unas pocas cuadras del eje del evento y, una vez finalizada, muchos de los que se maquillan y visten para la ocasión suelen darse una vuelta para disfrutar de alguna de las películas del evento. Puede decirse que la programación de esta cuarta jornada ha colmado sus expectativas.
 
Lo más destacado vino, sin dudas, por el lado de la Competencia Internacional. Si ayer citábamos a "Di Ingon 'Nato" (Filipinas, 2011) como uno de los puntos altos del evento, "Buenas noches, dijo la señorita Pájaro" (España, 2012) es otra candidata a competir por el gran premio. Esta cinta está escrita, fotografiada, montada, producida y dirigida por César del Álamo, quien ya había entregado un interesante ejercicio llamado "Mí" (2009), una de las revelaciones del BARS 2010. Aquel filme había tenido un presupuesto de 6 mil euros y, lejos de grandes ambiciones, Del Álamo decidió invertir apenas 3 mil para su nueva producción. ¿Cuál es el resultado? Un hermoso homenaje al clásico subgénero del giallo, con homenajes explícitos a Dario Argento, como es lógico –ya desde el título remite a "El pájaro de las plumas de cristal" (1969)–, Alfred Hitchcock y el mejor Brian de Palma. Teniendo en cuenta los escasos recursos con los que contó esta producción, se trata de uno de los mejores whodunit que ha dado el cine en los últimos años. Imperdible para los amantes de los relatos de misterio.

Con un poco más de presupuesto pero igual de minimalista, también puede citarse a "Crawl" (Australia, 2011), otro excelente thriller donde lo que prima es la manipulación del espectador a través de grandes cuotas de tensión. Claramente influenciada por los western posmodernos de los hermanos Coen –"Blood Simple" (1984), "Fargo" (1996) y "No Country for Old Men" (2007) son referencias obligadas–, pero también por "A History of Violence" (2005), de David Cronenberg, es la historia de una joven y bella camarera de un pequeño pueblo australiano que queda a merced de un misterioso asesino a sueldo. Diálogos mínimos pero fríos y secos, un gran trabajo del sonido, de la fotografía y una música inquietante al estilo de Bernard Herrmann convierten a este filme en uno muy entretenido.


Hacia la mitad de la jornada, mientras los cortometrajes inundaban la programación, en una sala de la planta baja del Monumental Lavalle tenía lugar la presentación del libro "Encerrados toda la noche": el cine de John Carpenter", en la que, como era de esperarse, estuvo Matías Orta, su autor, presentado por el actor y cineasta Sebastián de Caro. "TERRORÍFILO" realizó una cobertura especial de esta actividcerrad, cuya crónica especial será publicada en las próximas horas.

Hacia el final del día también se pudo disfrutar de "Sonríe" (Argentina, 2012), un slasher film cuyos protagonistas son los dueños de una empresa productora de películas snuff; "El buen Pedro" (Perú, 2012), sobre un asesino serial; "El peso de la culpa" (Argentina, 2011), otro thriller psicológico; y "Diablo" (Argentina, 2011), una de las grandes ganadoras del Festival de Mar del Plata 2011 que, increíblemente, todavía no se ha estrenado comercialmente en las salas locales.

Siguen las sorpresas y el buen cine en el Festival Buenos Aires Rojo Sangre 2012. Queda un poco menos, aunque promete ser tan emocionante como lo ha sido hasta ahora.










¿Ya nos seguís en Facebook? ¿Qué esperás?