27 oct. 2012

BARS 2012: Crónicas Sangrientas 2

Por Juan Martín Staffa
Argentina

 
Si bien el Festival Buenos Aires Rojo Sangre lleva por algo esa última palabra en su nombre, el primer día fue dominado por la oferta de thrillers psicológicos y cine fantástico. Pero la calma duró poco, porque el segundo día del BARS fue un festín de sangre y vísceras.

La Competencia Iberoamericana continuó con títulos como "Carne cruda" (España, 2011), peculiar historia sobre un grupo de caníbales liderados por una antigua hippie; "El bosque de los sometidos" (Argentina, 2012), especie de reversión de "The Texas Chain Saw Massacre" (1974), pero con demonios en lugar de caníbales, y que a esta altura puede calificarse como uno de los sucesos del festival, a juzgar por la gran cantidad de público que se acercó a una de las salas del Monumental Lavalle para presenciar la proyección.

 
En la misma sección también se pudieron ver "Goretech" (Argentina, 2012), la nueva locura ultrabizarra de Germán Magariños y Vic Cicuta, que lleva el increíble subtítulo de "Bienvenidos al Planeta Hijo de Puta", y que continúa con su estilo de cine "clase Z" repleto de ultragore, sexo cuasi-explícito e incorrección política; "Sin señal" (Argentina, 2011), que adopta el formato found footage para relatar una historia de demonios ancestrales; y, por último, se presentó "Y... quién mató al mayordomo" (Argentina, 2012), una especie de homenaje a las comedias absurdas de Leslie Nielsen de los '80 y '90, protagonizada por Pablo Marini, uno de los fundadores de Videoflims e integrante de la organización del festival.

En la Competencia Internacional pudieron verse dos filmes muy esperados. El primer turno fue para "En las afueras de la ciudad" (Chile, 2012), festín gore y exploitation sobre dos hermanas torturadas y abusadas desde pequeñas por su propio padre, quienes se ven envueltas en un caso de narcotráfico con los mafiosos locales. Vale destacar que esta película dirigida por Patricio Valladares pronto tendrá su remake estadounidense bajo las órdenes del mismo director. Luego llegó "Making Off sangriento" (Argentina, 2012), basada en un famoso y reconocido cortometraje.

 
La nota nostálgica del día llegó de la mano de Fernando Martín Peña y Fabio Manes, ambos reconocidos historiadores, coleccionistas y críticos cinematográficos argentinos, quienes, a través de la sección Filmoteca Presenta, introdujeron a una gran cantidad de público a la proyección en 35 mm de "Critters 2" (1988), una de las más memorables secuelas de la década de los '80.

Pero el BARS no es sólo gore, sino que, por más increíble que parezca, también hay lugar para el amor. Es lo que demuestran patentemente dos de las más originales y creativas cintas del festival, ambas de la sección Novedades. En el caso de "La máquina que escupe monstruos y la chica de mis sueños" (Argentina, 2012), claramente inspirada en "Scott Pilgrim vs. The World" (2010), no sólo se destaca una historia original, sino también la capacidad creativa y los conocimientos cinematográficos de un grupo de trabajo que sabe cómo contar una historia con muy escasos recursos. Y en cuanto al otro destacado, "Invasion of Alien Bikini" (Corea del Sur, 2011) probablemente sea una de las películas más desquiciadas y frenéticas que dará el BARS. Mezcla de romance, ciencia ficción, melodrama, cine de artes marciales, terror y muchísima comedia, este filme que costó poco más de 4 mil dólares demuestra rotundamente que se puede hacer cine entretenido sólo con buenas ideas y mucha voluntad.

Además, Paulo Soria y Hernán Sáez, dos de los cerebros de Farsa Producciones, llevaron a cabo un taller intensivo bajo el nombre de "Hacé tu corto" para, justamente, aprender cómo contar una historia breve cuando hay muy poco tiempo y cero recursos. Demás está decir que fue una de las actividades más concurridas y, según confirmaron los coordinadores del taller, se pudieron rodar tres cortos que serían proyectados a lo largo del festival en días venideros. Un verdadero éxito, como todo lo que viene de la mano de Farsa.

En fin, un día variado, movido y lleno de cambiantes emociones para un festival que, poco a poco, demuestra que crece año a año.










¿Ya nos seguís en Facebook? ¿Qué esperás?