17 jul. 2012

"The Raven" (2012): Un sacrilegio a la obra de Edgar Allan Poe

Por José Manuel Gomis Aracil
Escritor y crítico de cine
España

En el largo discurrir de la historia del cine se encuentran cientos de ejemplos como el de "The Raven" (2012). Un "quiero y no puedo" con todos los tópicos de la serie "B" que revelan una recurrente endogamia patente en toda la película. Un guión manido, unos actores mediocres y un desarrollo propio del más casposo telefilm.

La irrelevante trama y la falta de tensión provocan el bostezo y el desinterés casi desde el principio. John Cusack haciendo de sí mismo, unos secundarios desaprovechados y unos diálogos propios de una obra de teatro de colegio.

Hay que destacar la puesta en escena y una fotografía acertada en cuanto a iluminación, pero falta talento en cuanto a la posición de los actores en el encuadre. El montaje sufre de excesivos primeros planos y no explota el horror de los asesinatos. Demasiada sangre digital innecesaria.

Por otra parte, es importante mencionar que Edgar Allan Poe no alcanzó la fama que se intuye en el filme hasta después de muerto. 

En cuanto a la historia de amor, parece sacada de una película de adolescentes; demasiado pueril y superficial, con lo que significa escuchar el poema de "Annabel Lee" dentro de una película tan insignificante e irreal.

El único acierto del guión fue incluir, en la previsible trama, la alusión a uno de los relatos más inquietantes de Poe, "El barril de Amontillado", una sobrecogedora historia de venganza y asesinato. La banda sonora pasa desapercibida.

En resumen, "The Raven" es un sacrilegio a la obra del genial escritor americano y un ejemplo más de que no siempre es fácil construir una historia de misterio y policíaca. Una pena.

Título original: "The Raven". Títulos alternativos: "El cuervo", "El cuervo: Guía para un asesino" y "El enigma del cuervo". Países y año: España, Estados Unidos y Hungría, 2012. Director: James McTeigue. Guión de: Ben Livingston y Hannan Shakespeare. Elenco: John Cusack, Alice Eve, Luke Evans y otros.










¿Ya nos seguís en Facebook? ¿Qué esperás?