25 jul. 2012

"El páramo" (2011): De entre la niebla, la muerte y la locura


Por Alejandro Ramírez Flores
México

Colombia es un país tan rico en su diversidad como en sus contrastes. Imágenes de paisajes multicolores que se entremezclan con el sombrío conflicto armado del que no hay certeza de un cese de hostilidades entre combatientes (el gobierno y la guerrilla).

Lo anteriormente mencionado sirve para desarrollar la trama de la película "El páramo" (2011), en la que se retrata un crudo escenario que es más un reflejo de la realidad que una mera ficción cinematográfica. Algo contradictorio, si se tiene en cuenta que que la raíz etimológica del nombre de esta nación proviene de la paloma, ave que simboliza la paz, una paz que no acaba de llegar a esas tierras.

Pero lo que sí arriba, a un alejado sitio de la geografía colombiana, es un helicóptero del Ejército que deja a sus pasajeros, un equipo especializado de nueve elementos castrenses, en las proximidades de un elevado punto en donde se encuentra una base militar con la que se ha perdido contacto radial (no se sabe qué ha pasado con los soldados destacados ahí). La tarea de los recién llegados es esperar refuerzos para incursionar en la instalación y averiguar la razón del silencio de sus camaradas.

Como bien indica el título de este largometraje, dirigido por el debutante Jaime Osorio Márquez, "El Páramo" transcurre en una zona montañosa en la que la niebla es constante la mayor parte del tiempo, imposibilitando así la clara observación desde, en y hacia la base, lo que supone un peligro para los recién llegados.

Aunque sus órdenes son de no avanzar, uno de los soldados, cuyo hermano debiera estar dentro, corre cuesta arriba para entrar en la base, sin importarle si hay guerrilleros dentro. Otro de los soldados es mandado a seguirle, pero resulta herido al accionar una de las minas de defensa, obligando al resto del grupo a ir en su rescate y tomar por asalto la base.

Revisan cada palmo de la construcción y lo que encuentran los deja perplejos. No hay señal de vida de los soldados, y más extraño es que no luce como si hubiesen sido atacados por la guerrilla, ya que las armas y municiones no han sido robadas. Para añadir aún más confusión, el grupo encuentra a una mujer con la que todo intento de comunicación resulta en vano. Es cuestión de tiempo para que las posibles razones de lo que les sucedió a aquellos que venían a buscar den vueltas en las mentes de la tropa, y para que la realidad se vuelva nebulosa como la espesa y omnipresente niebla.

Es claro que este filme no descubre el hilo negro en cuanto a cintas que combinan el belicismo y el terror. Basta recordar dos reseñas de películas publicadas aquí en "TERRORÍFILO" (una surcoreana y otra británica) con elementos muy similares, pero la clara diferencia con esas cintas es que en "El Páramo" se puede embelesar la vista con una fotografía que fluye en su movimiento, pero satura con chocantes tonos verdes, pero lúgubres a la vez, componiendo la paleta de colores que pinta el camino hacia el abismo al que estos hombres de armas avanzan, perseguidos por sus vicios y sus miedos, incomunicados del resto del mundo, aislándose en la paranoia y la superstición.

Catalogado como el primer trabajo cinematográfico colombiano netamente del género del terror, Jaime Osorio Márquez puede congratularse de tener una clara señal de que lo que ha entregado a los cines es un largometraje competitivo y bien montado. El remake con el sello de Hollywood está anunciado para 2014, siendo adquiridos los derechos semanas antes de su estreno oficial, por uno de los productores ejecutivos de "Turistas". Solamente queda esperar que, a diferencia de la adaptación de la primera entrega de la franquicia ibérica de zombies infectados, la versión norteamericana de "El Páramo" esté a la altura de la película original.

Título original: "El páramo". Título alternativo: "The Squad". País y año: Colombia, 2011. Director: Jaime Osorio Márquez. Guión de: Jaime Osorio Márquez y Diego Vivanco. Elenco: Juan Pablo Barragán, Alejandro Aguilar, Juan David Restrepo, Andres Castañeda, Mauricio Navas y otros.










¿Ya nos seguís en Facebook? ¿Qué esperás?