26 jun. 2012

"Prometheus" (2012): Brutalmente bella

Por Alejandro Ramírez Flores
México

La nostalgia es peligrosa para la innovación, mucho más cuando la motivación choca de frente con la tradición, y así se llega a un punto en el que se debe de escoger conscientemente entre partir por una nueva ruta o quedarse para seguir transitando en el sendero ya por todos conocido. No estoy hablando de filosofía, de religión, de psicología o de administración empresarial, aunque todo esto sí forma parte del entretejido que da vida a "Prometheus", el regreso de Ridley Scott al subgénero cinematográfico que le ha aportado tanto a la ciencia ficción al terror.

Un consejo para aquellos que todavía no han visto la cinta: vayan al cine porque es una de esas películas que se tienen que ver en pantalla grande. Quienes tengan la posibilidad y escojan hacerlo en el formato de 3D, el filme sí fue rodado con cámaras de este tipo, así que lo que se ve proyectado tridimensionalmente es fiel a la idea del cineasta.

No sólo hay que tener en cuenta que la incursión alienígena de Scott es anterior a sus siguientes trabajos que trataron sobre replicantes rebeldes, gladiadores rencorosos, cruzados leprosos o rangers derribados, sino que también los efectos visuales en el cine, prácticos y por computadora, han avanzado pasos agigantados comparados a los que había hace 33 años.

A diferencia de la saga galáctica de un estadounidense de apellido Lucas, quien metió a la fuerza nuevos efectos digitales en las entregas de su primer trilogía, desvirtuando con ello una saga muy bien armada nada más para demostrar la vanguardia tecnológica de su compañía, Ridley Scott, por el contrario, aplicó lo aprendido a lo largo de su carrera, usando las menos posibles imágenes generadas por computadora, inclinándose más por el uso de efectos prácticos, apuntando así hacia nuevos horizontes.

Y para afinar su puntería, Scott encargó que el libreto fuera revisado y corregido por Damon Lindelof (serie televisiva "Lost"), avocándose al deseo de un billonario con un ego más grande que su cuantiosa fortuna, Peter Weyland (Guy Pierce de "Ravenous"), quien póstumamente financió a través de su compañía el viaje interplanetario hacia el desconocido mundo del que se cree llegó la raza que creó a la humanidad.

La razón de cómo es que se inició el viaje es explicada al comienzo de la película, cuando dos arqueólogos, Elizabeth Shaw y Charlie Holloway (Logan Marshall-Green de "Devil"), encuentran unas pinturas rupestres, anteriores a otras tantas representaciones de antiguas civilizaciones, en las que, teóricamente, se señala a una lejana constelación estelar como la ubicación de donde "alguien" vino hace milenios a la Tierra; y ahora es el turno de ir en su búsqueda.

Como es ya una tradición en estos viajes, la presencia de un robot humanoide es indispensable. En este caso se trata de uno de nombre David (Michael Fassbender de "Eden Lake"), un androide a cargo de vigilar el hipersueño de los tripulantes y de aprender lo más posible sobre el teórico lenguaje que podrían usar los biogenésicos extraterrestres para, en caso de encontrarlos, entablar una comunicación con ellos.

Pero la tranquilidad no puede durar. Ya de entrada se sabe que el único lugar seguro para un ser humano, y eso está en "veremos", es la Tierra, así que el mero hecho de pisar un planeta ajeno es ponerse a merced de lo que de este sitio pueda surgir. Distintos expertos en variados campos del conocimiento conforman el personal que se ha embarcado en esta misión, pero a excepción de la pareja de estudiosos de los restos de la antiguedad, nadie más sabe los detalles de la tarea a realizar, tratando de evitar complicaciones que afecten el objetivo que se persigue.

Los peligros son latentes desde el primer respiro que dan en ese alejado punto en el espacio, y que los lleva a explorar aquello que nunca fue pensado para ser visto por la humanidad. Retando tanto a los personajes como a los espectadores, el filme de poco más de dos horas deja con muchas preguntas acerca de los seres que aquí salen, sus razones y raíces. También entrega una enorme cantidad de información y plantea, además, una continuación en donde es casi seguro que el público seguirá sucumbiendo al terror que la nueva diversidad de amenazantes xenómorfos representan para la fragilidad humana.

Quienes no deseen adentrarse en los rollos filosóficos y mitológicos inherentes del guión del largometraje (hay material de sobra para hacer un exhaustivo análisis que hasta mareos puede llegar a provocar), pueden maravillarse con la fotografía panorámica, un deleite visual para el espectador. Hay también secuencias de acción muy bien laboradas; los que gustan de sangre y vísceras tendrán su buena ración de tripas y no solamente humanas. Hasta los fanáticos del buen H.P Lovecraft disfrutarán de ver tentáculos muy miskatónicos, además del despliegue futurista de la tecnología que se espera esté disponible antes de finales del siglo XXI.

Algo que debe tenerse muy en cuenta es que lo que se narra en "Prometheus" sucede en un "universo paralelo". Así como a veces en varios programas televisivos o filmes la trama lleva a los protagonistas a viajar por otras dimensiones y llegan a un mundo en apariencia igual pero con cosas muy diferentes (los semáforos tienen luz azul en lugar de verde o Estados Unidos es un país soviético), de igual modo debe uno programarse para ver elementos parecidos en esta cinta, pero que no son los mismos ni en tamaño, ubicación o temporalidad a los que se vieron en la producción de finales de los años 70'. Ésta no es una precuela, sino una historia con ingredientes derivados de aquella franquicia, y como tal debe ser abordada.

"Prometheus" es un instrospectivo viaje al nacimiento del hombre, sus mitos y leyendas para tratar de dar sentido a algo que siempre se ha preguntado el ser humano, y que sólo deja más incógnitas que una contestación clara. Miedos ancestrales y curiosidad innata que conducen a través de circulares laberintos, contemplando con horror como el origen de la vida está revestido con el hábito de la muerte.

Título original: "Prometheus". Título alternativo: "Prometeo. País y año: Estados Unidos, 2012. Director: Ridley Scott. Guión de: Damon Lindelof y Jon Spaihts. Elenco: Noomi Rapace, Michael Fassbender, Charlize Theron, Idris Elba, Guy Pearce y otros.

2 comentarios :

Tuve que "silenciar" el PC...
La niña muerta molesta mucho.

@señor X Gracias por el aviso. Vamos a tratar de solucionar ese problema :) Saludos.










¿Ya nos seguís en Facebook? ¿Qué esperás?