4 ene. 2012

"American Horror Story" (2011): Sustos televisivos

Por Alejandro Ramírez Flores
México

Si una persona muy emocionada les dijera que se está por estrenar el nuevo programa de los productores de "Glee", a alguien que no guste de tales shows, ¿les interesaría? A mí tampoco. Pero si les dijeran que habrá una nueva serie de terror, y quien diseñó los créditos de entrada hizo lo propio para "The Walking Dead" y la cinta "Se7en" y que el tema musical de entrada estuvo a cargo de quien compuso los de las cintas "Saw", ¿les llamaría la atención?

Así como lo anterior, el mundo de la televisión está lleno de sorpresas agradables, como lo que fueron los doce episodios de la primer temporada de "American Horror Story", serie televisiva que ya anunció su segunda temporada dados los positivos resultados de audiencia.

Fox no se quiso quedar atrás de sus colegas de AMC, quienes le dieron al clavo con su serial sobre apocalípticos muertos vivientes. La cadena televisiva le dio luz verde al proyecto que  presenta a una casi desintegrada familia, los Harmon, quienes dejan su hogar en Boston, Massachusetts, para trasladarse a Los Ángeles, California. Ellos son el psiquiatra Ben (Dylan McDermott de "The Messengers"), su esposa Vivien (Connie Britton de "A Nightmare on Elm Street") y su hija Violet (Vera Farmiga), quienes llegan para tratar de reconstruir los pocos lazos que todavía los unen, pero sin saber que la que será su nueva casa tiene una violenta e infame historia atrapada en sus muros.

A partir de aquí, se desarrolla una trama apoyada con varios personajes, entre ellos destacando la vecina de al lado, Constance (Jessica Lange de "Cape Fear"), cuyas intenciones no se logran descubrir nunca del todo y esto le suma mayor intriga al enigmático argumento de esta serie televisiva. Además, los escritores aportan nuevos elementos no tan propios o reconocibles en el estilo proveniente de Hollywood, pero que funcionan para enganchar al espectador, ya que los fantasmas no se comportan de la forma acostumbrada como son presentados en la mayoría de cintas sobrenaturales.

Del mismo modo en que en los efectos especiales estéticos lo que cuenta no es la perfección sino los detalles singulares de rostros y cuerpos, en los rasgos psicológicos de los personajes de "American Horror Story" estas benéficas grietas e imperfecciones salen a relucir, ya que nadie es totalmente bueno ni perfectamente malo, las dudas y sospechas incrementan el de por sí deteriorado ambiente hogareño, los espectrales visitantes cada uno con sus penas o su agenda están al acecho y el presente sigue colisionando con el pasado para ofrecer un incierto y sobrecogedor futuro.

Es recomendable ver esta serie en orden cronológico, ya que los misterios de la trama, algunos de los cuales son retratados en la entrada del programa, se develan capítulo tras capítulo.

Y no se preocupen por llegar al recientemente televisado final de temporada y preguntarse cómo sería posible continuar a partir de ese cierre, pueden estar tranquilos pues junto con el anuncio de la puesta en marcha de la producción de la segunda entrega aprobada ya por la cadena Fox, la nueva temporada iniciará con otros personajes y en distinto escenario, aunque algunos de los actores se reintegrarán, pero en nuevos papeles. Extraño, sí, como la propia serie.

Título original: "American Horror Story". País y año: Estados Unidos, 2011. Directores: Ryan Murphy y Brad Falchuk. Elenco: Connie Britton, Dylan McDermott, Evan Peters, Taissa Farmiga y otros.










¿Ya nos seguís en Facebook? ¿Qué esperás?