19 dic. 2011

"Don't Open Till Christmas" (1984): Un slasher navideño

Por Pedro Sala Jiménez
Escritor y crítico de cine
España

En "Don't Open Till Christmas" (1984), un asesino anda suelto por las calles de Londres con un solo objetivo: asesinar a todo aquél que vaya disfrazado de Papá Noel. Scotland Yard va tras sus pasos, pero cada vez que encuentra una nueva pista, ésta le lleva a una dirección errónea.

El actor inglés Edmund Purdom, que saltó a la fama en el mundo del cine por "The Egyptian" (1954) y que desde finales de los 70 trabajaba en producciones italianas y españolas de muy bajo presupuesto, debutó en la dirección con este filme de asesinos en serie que se ambientaba en los días previos a la Navidad.

"Don't Open Till Christmas" es un slasher que intenta explorar el giallo por medio del trauma infantil del psicópata (con su obligado flashback) y aprovechar la fiesta de la Navidad como enganche comercial.

La película, sin ser nada del otro mundo, posee una buena fotografía, la trama detectivesca comienza bien, aunque flojea de la mitad al final y hay muchas muertes. Hay víctimas para todos los gustos: acuchillados, atravesados por lanzas, estrangulados, incendiados, tiroteados a bocajarro o incluso castrados. Llegado a un punto, la cinta se convierte en una constante repetición de asesinatos y la trama policíaca desaparece por completo. Aun así, Purdom pretende, sin conseguirlo, aportar profundidad a su personaje plano y vacío abriéndole diversos frentes: misteriosas visitas a un lugar, los movimientos para dejarlo fracasar en la investigación por parte de su subordinado o un coqueteo con la hija de una de las víctimas.

La causa por la que el personaje de Edmund Purdom desaparece de repente, pasando de un papel protagónico a uno mero secundario, es debido a que el actor inglés abandonó el rodaje cuando llevaba un poco más la mitad de la película. Se hizo cargo entonces el guionista de la película, Derek Ford, aunque su paso fue testimonial. La terminaron el montador, Ray Selfe, y Alan Birkinshaw con el seudónimo de Al McGoohan, acreditado como director y guionista de escenas adicionales. Lo bueno de todo esto es que consiguieron hilar la historia, hacerla interesante, pero con apenas ritmo.

A pesar que comenzó a rodarse en 1983, "Don't Open Till Christmas" fue una pesadilla durante la producción, estrenándose en las carteleras un año después, coincidiendo al mismo tiempo con la presentación de "Silent Night, Deadly Night" (1984), otro slasher con una temática parecida. Esto provocó que siempre fuera a remolque del filme dirigido por Charles E. Sellier Jr.
EL MOMENTO: La secuencia desarrollada en la Mazmorra de Londres, recuerda al terror británico de los años 60' (no a la Hammer, sino a aquellas productoras que nacieron para hacer competencia a la mítica productora británica). A DESTACAR: El ambiente navideño y los asesinatos del psicópata. No son nada original, pero tengo que reconocer que me encantan los filmes que transcurren en Navidad. Y aunque las muertes sea más de lo mismo, me pareció original el hecho de que las víctimas sean personas vestidas de Papá Noel. LO PEOR: El flashback que explica por qué el asesino odia la Navidad y el baile ochentero de Caroline Munro enseñando los senos.
Título original: "Don't Open Till Christmas". Título alternativo: "No abrir hasta Navidad". País y año: Reino Unido, 1984. Director: Edmund Purdom. Guión de: Derek Ford, en base a una historia de Al McGoohan. Elenco: Edmund Purdom, Alan Lake, Belinda Mayne y otros.










¿Ya nos seguís en Facebook? ¿Qué esperás?