25 nov. 2011

"The Fly" (1986): No es conveniente mezclar el ADN

Por Damián Fryderup
Editor de "Almas Condenadas" 
Argentina 

"The Fly" (1986) es una gran obra maestra del cine de terror y de la ciencia ficción. Una combinación perfecta de la decadencia y la obsesión humana. Quienes han visto este largometraje seguramente se hayan impactado con algunas de sus escenas gore como, por ejemplo, la transmutación del personaje principal interpretado por Jeff Goldblum.

En todo momento, la película mantiene a los espectadores al límite de la cordura y la locura. Poco a poco irán descendiendo con el científico, quien está obsesionado por alcanzar algo anhelado por muchos hombres. A veces, los humanos juegan a ser dioses y eso es algo que aterroriza.

El actor principal es bueno. Goldblum sabe interpretar a una persona obsesionada y carnal que deja salir sus instintos animales, de insecto primitivo.

Si bien la ciencia ficción es delicada, en esta cinta es tratada a la perfección, aún más combinada con el terror. Un trabajo difícil para crear los dos ambientes y lograr que sean creíbles.

Todo lo que acontece en "The Fly" es desarrollado en la ciudad, que a veces asusta más que los castillos góticos del pasado, con una trama deleitante que demostrará que no es conveniente mezclar el ADN.

¿Qué nos ocurriría si queremos intercambiar nuestro ADN con otro ser? Es cuestión de imaginar.

Título original: "The Fly". Título alternativo: "La mosca". País y año: Estados Unidos, 1986. Director: David Cronenberg. Guión de: Charles Edward Pogue y David Cronenberg, en base a un relato corto de George Langelaan. Elenco: Jeff Goldblum, Geena Davis, John Gertz, Joy Boushel, Les Carlson y otros.










¿Ya nos seguís en Facebook? ¿Qué esperás?