22 ago. 2011

"Pulse" (2006): Muerte por conexión

Por Alejandro Ramírez Flores
México

De nuevo llega el tren de los remakes hollywoodenses de filmes japoneses. En esta ocasión, es el turno de "Pulse" (2006), una cinta dirigida por Jim Sonzero y escrita por el afamado Wes Craven ("A Nightmare on Elm Street"), basándose en la reverenciada película "Kairo". La versión norteamericana tiene dos secuelas estrenadas directamente en DVD ("Pulse 2: Afterlife" y "Pulse 3: Invasion").

La película empieza con Josh (Jonathan Tucker de "The Ruins"), quien se dirige, dentro de su universidad, a la biblioteca para encontrarse con otra persona, que parece que no ha llegado a la cita. En su lugar, Josh es perseguido y acorralado por alguna entidad que se mueve entre las sombras. Quién o por qué lo hizo queda, obviamente, como una incógnita.

De ahí, se pasa a conocer al resto de los protagonistas, universitarios también, entre los que se encuentra Mattie (Kristen Bell de "Scream 4"), quien es novia de Josh y no ha tenido noticias de él por varios días, por lo que decide ir a su departamento, en donde se percata del mal estado anímico en que él se encuentra... Lo único que parece funcionar es la computadora que ocupa un lugar central en el abandonado y descuidado apartamento, dándonos a entender a qué se dedica -o mejor dicho a qué se dedicaba- el deprimido estudiante, pues segundos después se quita la vida.

Todo parecería otro caso de grave depresión, sino fuera por el hecho de que en el chat donde Mattie y sus amigos están hablando aparece Josh conectado pidiendo ayuda, por lo que asumen que su computadora sigue conectada. Uno de ellos, Stone, resignadamente decide ir al departamento, sellando así su destino. Al no volver a ver a Stone, Mattie va al departamento y descubre que la computadora ya no está gracias a la casera que la tomó a cuenta de las deudas del defunto inquilino, y que fue adquirida por Dex (Ian Somerhalder de la serie televisiva "The Vampire Diaries"), quien, al igual que Josh, también es hábil con las computadoras.

Mattie recibe en su correo un paquete que fue enviado por Josh con anterioridad y en donde sólo vienen tres rollos de cinta color rojo y una nota que especifica que eso ayuda a que "ellos" se queden afuera. Quiénes son ellos y a qué se refería el atormentado joven es lo que se preguntan su novia y sus amigos, cuando el mundo a su alrededor se torna gris y la gente desaparece sin dejar rastro.

Con esa incógnita sobrenatural, se desarrolla esta historia que es una clara crítica a la alienación y dependencia de la gente a las nuevas tecnologías, ya que es tal el grado en que se apartan de su entorno y se sumergen en ese virtual e impalpable mundo digital, que nada más a su alrededor parece tener importancia. Y este largometraje sirve, aunque con las debidas conceciones, para señalar acusatoriamente el vicio en que se ha tornado la enajenación con el Internet y sus letales consecuencias.

Como película de terror, "Pulse" cumple con su cometido de entretener y espantar, aunque tarda algo en transmitir esa atmósfera de desolación, pero al final cierra con la reflexión que es por demás necesaria: no hay que encerrarse, sino salir a vivir. Mejor consejo jamás se ha dicho.

Título original: "Pulse". Títulos alternativos: "Pulse (Conexión)" y "Latidos". País y año: Estados Unidos, 2006. Director: Jim Sonzero. Guión de: Wes Craven y Ray Wright (remake del filme de Kiyoshi Kurosawa). Elenco: Kristen Bell, Rick Gonzalez, Christina Milian, Ian Somerhalder y otros.










¿Ya nos seguís en Facebook? ¿Qué esperás?