9 ago. 2011

"Død Snø" (2009): Reírse está en noruego

Por Alejandro Ramírez Flores
México

Siempre es agradable ver que no somos los únicos que gustamos del terror o del horror como fanáticos declarados. Alegra ver que quienes están detrás de la lente también son apasionados del género y lo conocen tan bien que pueden hacer un homenaje o parodia, o ambos a la vez, que rescate y presente sangre, muerte y humor de una manera tan despreocupada, pero respetuosa, de los "cánones" con que se rige el tipo de cine al que aquí se hace mención.

Así es como nació la idea en la mente del director noruego Tommy Wirkola de hacer algo tan malvado y divertido a la vez: "Død Snø" (2009). Aunque se sabe de antemano lo que pudiera llegar a ser el desarrollo de la película, esto no demerita el disfrute de ver, literalmente, el destripadero captado en la cinta.

La historia inicia una noche en la que una persona es perseguida por algo que se esconde en la oscuridad. El espectador no alcanza a ver qué o quién la acecha, pero nada bueno se puede augurar que le sucederá. Ya de mañana, se conoce al grupo de estudiantes universitarios que serán los protagonistas del filme, cuatro hombres y tres mujeres, quienes viajan hacia la cabaña de la novia de uno de ellos en una nevada zona montañosa, para pasar ahí los días que estarán de vacaciones. Dejan los coches y uno de ellos usa una motonieve para llegar al refugio, mientras los otros lo siguen a pie.

El día se acaba y con la noche se sirven las bebidas y la música sube de volumen. Sin aviso, a la cabaña llega de visita un hombre que, luego de pedirles una taza de café, alecciona a los presentes en la infame historia que alberga esa alejada zona. Durante la Segunda Guerra Mundial, soldados de la Alemania Nazi estuvieron destacados en ese lugar, y los pueblos circunvecinos sufrieron maltratos y robos a manos de los militares germanos. Al final de la guerra, los pobladores se vengaron de ellos, arrinconándolos en las desoladas cordilleras donde todos creen que murieron por el frío. Luego de tan amena charla, el hombre se va.

Al amanecer, la dueña de la cabaña sigue ausente, por lo que su novio sale en la motonieve para tratar de encontrarla. Pero no es con ella con quien se topa, lo que lo hace temer por la vida de su pareja y prosigue su camino, pero cae dentro de una cueva, oculta por la nieve en la ladera de una montaña. Mientras esto pasa, ya ha anochecido y la fiesta comienza de nuevo en la choza. Nadie ya parece recordar las palabras del hombre la noche anterior, y eso probará ser un error en su despreocupada velada.

Ya con lo referido, debe bastar para que quienes no han tenido la fortuna de deleitarse con esta película se acerquen a esta pequeña joya escandinava, para ver de propia mano lo que este filme entrega. Eso sí, se deja muy en claro que aquí no hay señalamientos sociales de por medio, sino meras ganas de divertir y rendir tributo a ese cine ochentero; no por nada es que uno de los personajes es referido como un "cinéfilo", aunque mejor podría haberle quedado el denominativo de "terrorífilo".

Título original: "Død snø". Títulos alternativos: "Zombis nazis" y "Dead Snow". País y año: Noruega, 2009. Director: Tommy Wirkola. Guión de: Tommy Wirkola y Stig Frode Henriksen. Elenco: Jeppe Laursen, Charlotte Frogner, Jenny Skavlan y otros.










¿Ya nos seguís en Facebook? ¿Qué esperás?