12 jul. 2011

"Happy Birthday to Me" (1981): Un final impactante

Por Pedro Sala Jiménez
España

"Happy Birthday to Me" (1981) es el clásico slasher de principios de los 80, que tenía como objetivo seguir explotando el filón de "Friday the 13th" (1980). Es verdad que mantiene la base de toda buena película de psicópatas en la que se masacra a unos adolescentes, pero ésta, en especial, contiene elementos que la diferencian de todas las demás.

Dirigida por un artesano eficaz como era J. Lee Thompson e interpretada por 
actores de la talla de Glenn Ford, Lawrence Dane y Melissa Sue Anderson, la auténtica protagonista de la historia, esta película contiene un guión entretenido, misterioso, inteligente y con demasiadas vueltas de tuerca que hacen imposible adivinar quién es el asesino. Al principio, parece que es un amigo, luego otro; a mitad del filme, parece que son alucinaciones de la protagonista, pero llegando a la recta final todo indica que es ella, para luego pensar que es una hermana gemela. El final es impactante y de los mejores que se han visto en un slasher.

Tras media hora de metraje, uno se da cuenta que en "Happy Birthday to Me" las muertes no son su fuerte, sino la historia de Virginia, la protagonista. El buen oficio del director saca lo mejor de ella como actriz. Se la ve alegre, triste, agobiada, feliz, asustada y paranoica. Según pasan los minutos, se acentúa la sensación de que se está volviendo loca por culpa de la operación, la joven irá acumulando tal protagonismo que llenará la pantalla, dejando a los demás convertidos en meras marionetas.

El director, que solo realizó películas de encargo en toda su carrera, dota al 
filme de un ritmo lento, casi pausado, con buenas escenas de suspense y en el que el espectador se sumerge en la mente de la protagonista. Es inevitable que aparezcan los tópicos clásicos del slasher.

De los personajes no se puede decir mucho. Todos son los típicos adolescentes tontos, juerguistas, salidos y que merecen morir porque no quieres verlos más en la pantalla. Son planos y lo único que interesa es quién va morir primero. A destacar, la presencia del veterano actor Glenn Ford, que aunque aparezca poco, y no aporte nada a la trama, su mera presencia insufla cierta dignidad al filme.

Se ha hablado mucho del final de esta película: que no es creíble, por ejemplo. Como se ha dicho al principio, en la trama hay muchas vueltas de tuerca. Puede parecer una conclusión forzada, que el guionista no sabía como terminar la película (tranquilos, no pienso desvelar la identidad del asesino). Tal como avanza el filme, su final es adecuado y hay que reconocer que si no hubiera tenido ese cierre, habría terminado igual que otros slashers de la época. La escena del cumpleaños, con los seis muertos sentados alrededor de una mesa, es simplemente aterradora.

En conclusión, "Happy Birthday to Me" es un slasher de los 80' que seguramente, en su día, tuvo cierta repercusión y que en la actualidad se encuentra olvidada como la mayoría de estos filmes. Gran interpretación de Melissa Sue Anderson y muy recomendable para los amantes de las películas ochenteras de este género.

Título original: "Happy Birthday to Me". Títulos alternativos: "Feliz cumpleaños para mí" y "Cumpleaños mortal". País y año: Canadá, 1981. Director: J. Lee Thompson. Guión de: John C. W. Saxton, Peter Jobin y Timothy Bond. Elenco: Glenn Ford, Lawrence Dane, Melissa Sue Anderson, Sharon Acker y otros.










¿Ya nos seguís en Facebook? ¿Qué esperás?