11 jul. 2011

"The Ward" (2010): Fantasmas y pastillas

Por Alejandro Ramírez Flores
México

John Carpenter evoca icónicas imágenes que para muchas generaciones de afectos al cine, no sólo de terror, son referencia obligada cuando se habla de películas con identidad propia. El veterano cineasta ha sabido forjarse una exitosa carrera, aunque no siempre ha salido victorioso de todas sus batallas. En este caso, con "The Ward" (2010), eso también está por verse.

Ambientado en 1966, este filme está estelarizado por Amber Heard ("All the Boys Love Mandy Lane") como Kristen, una chica que luego de quemar lo que parece ser una granja deshabitada en el Estado de Oregon, Estados Unidos, es trasladada por la Policía a una institución psiquiátrica en la que es internada.

Allí, bajo el cuidado del doctor Stringer (Jared Harris de "Resident Evil: Apocalypse"), es tratada junto con otras jóvenes que también están recluídas. Pero antes de que Kristen llegue al hospital mental, el espectador ve como una de las muchachas es atacada por una presencia espectral. Para cuando la nueva joven llega, el cuarto que ocupa es el de la recién desaparecida.

Más temprano que tarde, Kristen se da cuenta que hay algo que está al acecho en el pabellón donde todas las féminas están confinadas, aunque ignora por qué está encerrada. Ella se da a la tarea de tratar de fugarse, pero sin darnos pistas de la razón que la motiva. Más apariciones de la fantasmagórica figura confirman que cada una de las chicas está en peligro.

La paranoia juega un papel importante, no solamente por quién merodea entre las sombras del edificio, sino por la inusual actitud del personal ante los sucesos que alteran la paz de esa sección del instituto.

Con el escenario dibujado, todo parece indicar que los elementos correctos están en su lugar para permitir el deleite con el nuevo trabajo de Carpenter (salta a la vista la maestría de su manejo de la cámara y la escenificación). Pero, de la misma forma en que otros consagrados directores ya no han podido remontar el camino de sus previas glorias, este cineasta muestra, tras casi una década de ausencia en la pantalla grande, un habilidoso trabajo, pero carente de ese "algo" que permeaba en sus pasados ofrecimientos.

¿Es ésta una mala cinta? No, pero tampoco es lo que se esperaba en el regreso a la cartelera del bautizado "maestro del horror". Lo que demerita este esfuerzo cinematográfico es el que no se alcance a percibir la perfección, esa "carpenterez" que antes lo hizo merecedor de elogios. Y en un género o subgénero tan competitivo y lleno de nuevo talento, una película que muestre menos de lo que anticipadamente se anhela de uno de los pilares inmediatos del cine de terror, no deja de ser, hasta cierto punto, decepcionante.

En esta película, el fanático acérrimo encontrará lo que busca, desde la ambientación escenográfica hasta la característica música. En el caso del recién llegado al cine de Carpenter, convendría que disfrute de sus pasados filmes.

Es recomendable ver "The Ward" y así espantarse un rato... que la vida sin sustos no es vida.

Título original: "The Ward". Título alternativo: "Atrapada". País y año: Estados Unidos, 2010. Director: John Carpenter. Guión de: Michael Rasmussen y Shawn Rasmussen. Elenco: Amber Heard, Mamie Gummer, Danielle Panabaker y otros.










¿Ya nos seguís en Facebook? ¿Qué esperás?