30 may. 2011

"The Devil's Rejects" (2005): Menos risa y más sangre

Por Alejandro Ramírez Flores
México

Rob Zombie es un destacado músico cuyo peculiar estilo ha cruzado las fronteras auditivas y lo ha catapultado como un convincente director de cine (y no es que haya sido casualidad, pues tanto su banda y toda la parafernalia que la rodeaba tenía una fuerte carga de imagen). Es por esto que la segunda ocasión en que se puso detrás de la cámara arrojó mejores resultados, alejándose un tanto de su conocido humor caricaturesco e inclinándose más hacia lo crudo y visceral. Así es como "The Devil's Rejects" (2005) llegó a la pantalla grande.

El sheriff John Quincey Wydell (William Forsythe "Masters of Horror: We All Scream for Ice Cream") encabeza la captura de una banda de psicópatas que ha sido localizada en un rancho de la rural Texas, el clan de los Firefly, quienes al verse rodeados se preparan con armaduras y armas de fuego. Es entonces cuando se desata una balacera entre ellos y los policías, logrando escapar Baby (Sheri Moon de "Toolbox Murders") y Otis (William Moseley de "The Texas Chainsaw Massacre 2"), dejando atrás a Mother Firefly (Leslie Easterbrook de "House"), quien es arrestada.

Con una rapidez que sólo el morbo y el asombro pueden crear, los medios televisivos se llenan con las terroríficas noticias de los descubrimientos hechos en la propiedad, de donde se han extraído los restos de decenas de personas, además de encontrar partes de los cuerpos refrigerados como si fueran comida, y osamentas a modo de utencilios de cocina, por lo que se le tipifica como el peor hallazgo criminal del que se tenga noticia en esa parte de la Unión Americana.

Baby y Otis contactan a Captain Spaulding (Sid Haig de "Brotherhood of Blood"), un payaso de fama local y padre de Baby, para reunirse y huir hacia un burdel propiedad de Charlie (Ken Foree de "Dawn of the Dead"), hermano de Spaulding.

Mientras esto sucede, el sheriff Wydell se entera de boca de Mother Firefly que su hermano, quien también era policía, falleció al ser presa de esta familia de asesinos, lo que lleva a Wydell a enajenarse con la idea de vengar su muerte de la misma sanguinaria forma en la que éste murió a manos de los homicidas, y para ello recluta a dos cazadores de recompensas que lo ayuden a dar con los fugitivos, y consumar así su venganza.

Aunque el filme podría tomarse como la continuación del debut como cineasta de Rob Zombie, "House of 1000 Corpses", hay notables diferencias que la posicionan de una mejor manera, como el hecho de acentuar el horror y el gore de forma tal que el espectador no lo vea como algo gracioso, sino como lo que un asesinato es en realidad: un hecho chocante y aterrador. Además, le da espacio a escenas poco comunes, en las que se deja ver a los desquiciados Firefly como simples seres humanos que sufren al igual que sus víctimas.

Teniendo un conocimiento de los componentes del barato y efectivo cine de 'explotation' hecho en los 70', al que otros conocidos directores también han tratado de homenajear, Zombie creó una película que sigue reuniendo seguidores porque moldea dichos elementos de modo que son absorbidos y aceptados, sin mayor problema, por una audiencia al menos 25 años más joven de la que se plantearía, si este largometraje hubiera sido estrenado en la línea de tiempo en la que está narrado: el año de 1978.

Está más que probado que no sólo se necesita saber la técnica, sino tener un genuino amor por el género... y Rob Zombie lo tiene de sobra.

Título original: "The Devil's Rejects". Títulos alternativos: "Los renegados del diablo" y "Violencia diabólica". Países y año: Alemania y Estados Unidos, 2005. Director: Rob Zombie. Guión de: Rob Zombie. Elenco: Sid Haig, Sheri Moon Zombie, Bill Moseley y otros.










¿Ya nos seguís en Facebook? ¿Qué esperás?