7 sept. 2010

"El ente" (1981): ¿Realidad o producto del subconsciente de la protagonista?

Por La Opinóloga
Web invitada

Ni yo puedo creer que esté mirando pelis un tanto viejitas. Y todavía no me vine con lo más grosso. Pero bueno... en estos momentos no hay mucho por elegir así que "La Opinóloga" se subió al Delorean de Marty! Basta de cháchara, que para esto me tengo que poner seria. Acá vamos...

Carla Moran lleva una vida bastante normal, tiene tres hijos, tiene trabajo... hasta que un día, así de la nada empieza a sufrir ataques violentos.

Ni bien arranca la película, Carla se encuentra en su dormitorio y repentinamente le tapan la cara con una almohada, la tiran a la cama y es brutalmente violada. Carla reacciona y quiere llamar a la Policía pero... oh, oh... descubre que no hay nadie, que el supuesto violador se esfumó.

Ella no sabe que hacer. Por un lado, intenta comprender, pero nada tiene sentido... ¿Qué es lo que ocurrió?

Pasan los días y los ataques continúan... más agudizados, con mayor frecuencia. Ahora Carla cree que está mal de la cabeza y busca ayuda de un psiquiatra que le dice: "Seguramente de chica sufriste algún trauma y ahora el subconciente lo está manifestando a su manera".

Ella quiere creer en el psiquiatra porque necesita una explicación lógica, pero por otra parte los ataques dejan marcas, dejan evidencia, lo que no descarta la posibilidad de que está siendo atacada por una E.S.O. (Entidad Sobrenatural Oculta).

Y ya me callo la boca, que esto es lo principal que quiero mencionar sobre "The Entity": la incertidumbre. Generar todo el tiempo esta duda en el espectador; si lo que estamos viendo es "real" o es una proyección del subconsciente de Carla Morgan. ¡Extraordinario! De inicio a fin... dudas y más dudas...

Continuar leyendo esta crítica

Título original: "The Entity". Título alternativo: "El ente". País y año: Estados Unidos, 1981. Director: Sidney J. Furie. Guión de: Frank de Felitta. Elenco: Ron Silver, Barbara Hershey, David Labiosa y elenco.










¿Ya nos seguís en Facebook? ¿Qué esperás?