3 jul. 2010

"Plenilunio" (1993): un hombre lobo estremece a la ciudad de Colonia


Por Enrique Martínez
Uruguay

Escrita y dirigida por el cineasta uruguayo Ricardo Islas, "Plenilunio" (1993) narra la historia de un grupo de amigos que se enfrentan a un hombre lobo albino, cuyos despiadados crímenes ponen en jaque a la ciudad de Colonia del Sacramento.

Pese a que fue realizado con escasos recursos financieros, el filme sale airoso por el desarrollo de su trama y la solidez de su estructura narrativa. Asimismo, el suspenso y la tensión están bien llevados y sus diálogos ágiles, fueron concebidos con inteligencia.

Estos giran en torno y expresan, en su mayoría, la sensibilidad de un grupo de adolescentes que se enfrentan de improviso frente a un brutal asesino, que arremete amparado por la incredulidad de una comunidad que se niega a creer que esos siniestros ocurran en su tranquila ciudad.

Roberto –protagonizado por el propio Islas- es el único adulto que se involucra en las indagaciones, orientando a los más jóvenes y aportando serenidad y calma en los momentos más apremiantes. Su actuación le aporta solidez y consistencia a la película que cuenta, entre sus protagonistas, con actores no profesionales que, pese a su escasa experiencia, no desentonan.

Recientemente, en contacto con "Terrorífilo", Islas manifestó: “El hombre lobo quedó como el ortex”, refiriéndose a la espuma plast que se utilizó en su diseño. “Con lo que tuve no pude ni supe dar más”, concluyó el realizador, actualmente radicado en Estados Unidos.

Si bien algunos consideran a "Plenilunio" como cine B, la seriedad con que fue elaborada y el resto de sus características –las que escapan a las cuestiones económicas-, la convierten en una obra clase A, que demuestra que cuando falta dinero, el ingenio, la dedicación y la pasión son buenos sustitutos.

Título Original: "Plenilunio". Título Alternativo: "FullMoon". País y año de realización: Uruguay, 1993. Director: Ricardo Islas. Guión de: Ricardo Islas. Elenco: Martín Cabrera, Ricardo Islas, Ana García y otros.










¿Ya nos seguís en Facebook? ¿Qué esperás?