27 jul. 2010

Película "RoboGeisha", robogore desde la tierra del sol naciente


Carlos Alfredo Carrillo
México

"RoboGeisha" desciende de una rancia alcurnia (literalmente) de producciones, pues está directamente emparentada con recientes muestras del splatstick nipón. Comparte los mismos progenitores que otros filmes como "Meatball Machine", "The Machine Girl" y "Tokyo Gore Police", los profesionales Noboru Iguchi y Yoshihiro Nishimura (en este caso, dirección y efectos especiales, respectivamente).

Esta tendencia cinematográfica venida de oriente y que presenta historias totalmente fantásticas, ilógicas y de una violencia extrema, pero completamente caricaturizadas, ofreció en el año 2009 dos propuestas que llegaron a conocerse a nivel mundial, siendo "Vampire Girl vs. Frankestein Girl", la primera, y "RoboGeisha", la segunda.

Al ver los avances de cada película, inmediatamente saltan a la vista las similitudes en discurso cinemático y apariencia técnica y acaso un pequeño dejo de lo que podría ser una hipotética historia que justifique las imágenes que vemos.

Sin embargo, es "RoboGeisha" la que gana por goleada en este primer vistazo: largas secuencias gore del identificable estilo tradicional japonés (aunque ya con un marcado abuso del CGI), transformaciones sin sentido (edificios que se convierten en robot), armas alucinantes (camarones fritos, leche materna del infierno, butt-katanas que son... eso precisamente), geishas robots que se vuelven tanques y edificios que sangran al ser destruidos (!).

El panorama se antojaba realmente prometedor pues sabemos de entrada que no podemos esperar coherencia ni seriedad, o una historia muy elaborada, tan sólo situaciones divertidas y con alguna lógica interna que nos haga comprar la realidad de la propia cinta. Desafortunadamente, no ocurre así.

El argumento cabe en una tarjeta de presentación. Yoshie vive con su hermana mayor, Kikue, en una casa de geishas. Yoshie es sobajada y despreciada por su hermana. Eventualmente, (comienza spoiler) ambas son secuestradas por el hijo del dirigente de una maligna corporación que secretamente fabrica armas y quiere conquistar el mundo. Estos personajes cuentan con un par de ninjas asesinas para servirlos, además de tener en entrenamiento a un ejército de potenciales ninjas, todas secuestradas, por supuesto (finaliza spoiler).

No es que la simpleza de la historia sea lo que da al traste con el filme, sino la ejecución misma, pues a pesar de la tónica, hay momentos en que pareciera que se toma seriamente a sí misma (momentos de reflexión), lo cual echa por tierra lo demás. Asimismo, adolece de los problemas de películas de gran presupuesto como "Spider-Man 3", es decir la gran cantidad de elementos manejados y el poco sostén argumentativo, pues cada momento es una sucesión de bizarrada tras bizarrada.

Desafortunadamente, llega el momento en que esto cae por peso propio y, por increíble que parezca, deja de ser divertido. Esto desemboca en desaciertos fundamentales como los diálogos; de plano aquí sí llega a ser molesto, si bien no esperamos que Bergman le susurre a Nishimura al oído, tampoco queremos ver telenovelas. Lo peor es que lo que dicen los personajes cada vez resulta más pueril. Por ejemplo, a una mujer le derriten la cara con leche materna (!) y mientras le sucede grita: “¡Mi cara se... derrite... porque me... echaron... leche materna del infierno...!”.

Finalmente, el tráiler (de casi 5 minutos) echa prácticamente toda la carne al asador, por lo que poco es lo novedoso en tiempo de cinta y esto, que viene a ser el principal aliciente para verla, resulta ser el principio de la peculiar decepción que es "RoboGeisha".

En resumen, esta película japonesa no está destinada a ser el filme puntal del splatstick nipón, quizá aún ese lugar le corresponda a "Machine Girl". No es una cinta completamente mala, pero quizá en manos más hábiles la recordaríamos con más cariño.

Título Original: "Robo-geisha". Título Alternativo: "RoboGeisha". País y año de realización: Japón, 2009. Director: Noboru Iguchi. Guión de: Noboru Iguchi. Elenco: Aya Kiguchi, Hitomi Hasebe, Takumi Saitô, Naoto Takenaka, Suzuki Matsuo y otros.

1 comentarios :

Lástima que la película resulte ser mediocre. Se veía prometedora...

Saludos.










¿Ya nos seguís en Facebook? ¿Qué esperás?