15 jul. 2010

"The Evil Dead" (1981): El comienzo de la trilogía del director Sam Raimi

"Mi mano activó la sierra eléctrica. Se liberó.
Yo no."

Por Jesús Ademir Morales Rojas
Editor de Trato Hecho
México

Un grupo de jóvenes decide disfrutar el fin de semana en las boscosas montañas de Tennessee. Mientras cenan dentro de una cabaña silenciosa, la puerta del sótano se abre por sí sola. En el inferior del sótano hallan una grabación de audio y un extraño libro forrado de piel humana. Pronto leen los conjuros que contiene el libro. Algo en la negrura de los bosques despierta...

Ese es el inicio de una película que se constituyó en parteaguas del cine de terror contemporáneo: "The Evil Dead" (1981).

Su realizador era un joven oriundo de Michigan quien había convencido a un grupo de compañeros escolares para embarcarse en tan singular aventura fílmica. Y así, tras ensayar algunos proyectos en cortometraje con la misma temática, se lanzó a la creación de esta joya del cine gore, "The Evil Dead", un homenaje a verdaderos clásicos del terror contemporáneo como "El exorcista" (1973), "Halloween" (1978), "Viernes 13" (1980), entre otros.

Varios son los recursos de los que se valió Raimi para dotar a su película de esa acertada combinación de humor negro, escalofriantes secuencias y descarnando gore. Primero, los golpes de efecto: el reloj que se detiene, la chica poseída que les anuncia su aciago destino, el sótano con sus aterradores secretos, etc.

Raimi conduce todo ello, aumentando gradualmente la tensión al igual que la vibrante violencia de ciertas escenas. El también director de la triología de Spiderman es un conocedor del arte del comic y eso se aprecia en “The Evil Dead”. Bruce Campbell y su genial histrionismo físico, junto con los demás actores, son como personajes de historieta arrojados a un aquelarre de descuartizamientos, misterio y splatter puro.

Una cámara de trepidantes desplazamientos, zooms desquiciantes, dignos de los dibujos animados de la Warner, un ritmo acelerado y múltiples guiños al género, completan toda una experiencia psicotrónica, sin duda la mejor manera de introducirse seriamente al cine gore.

Algunos puntos destacados de “The Evil Dead” son: los Fx de Tom Sullivan, extraordinarios en su tremendismo, totalmente alucinantes; los exteriores que aparecen en la filmación: locaciones en auténticos bosques de Tennessee; la escena en donde hieren con un lápiz en el tobillo a una de las chicas, hurgando en la perforación con cruel meticulosidad; el abuso sexual que perpetúa un bosque entero sobre otra de las jóvenes; el juego de naipes que antecede a la primera posesión, en donde la chica que va enunciando las diferentes cartas nos brinda un susto terrible; el descuartizamiento de una de las jóvenes, filmado con cruel detalle por parte de Raimi; y la actuación ágil y desquiciada del gran Bruce Campbell, cuyo personaje Ash eclosionará totalmente en la primera secuela de “The Evil Dead”, transformándose en un ícono del género.

Finalmente, una anécdota famosa. No obstante el mismo amo del terror Stephen King alabó la cinta de Raimi, existen testigos que afirman haber descubierto a King, en una proyección del filme, con las manos cubriéndose el rostro, durante las secuencias más atemorizantes de "The Evil Dead".

Título Original: "The Evil Dead". Títulos Alternativos: "Posesión infernal" y "El despertar del diablo". País y año de realización: Estados Unidos, 1981. Director: Sam Raimi. Guión de: Sam Raimi. Elenco: Bruce Campbell, Hal Delrich, Ellen Sandweiss y otros.










¿Ya nos seguís en Facebook? ¿Qué esperás?