19 jul. 2010

El primer "Viernes 13" (1980) se ha convertido en un clásico de su género


Por Jesús Ademir Morales Rojas
Editor de Trato Hecho
México

El campamento infantil de Crystal Lake se encuentra clausurado desde hace varios años debido al salvaje homicidio de dos jóvenes instructores. La noticia de su reapertura congrega a varios campistas y boy scouts. Todos ellos serán acechados por un asesino que irá ultimándolos uno por uno, despiadadamente...

"Viernes 13" (1980) se transformó, desde su estreno, en un clásico de su género. Su influencia en el ámbito del cine de terror, queda fuera de toda discusión. Aquellos que participaron de la magia del periodo de transición de los setentas a los ochentas, recordarán que el simple visionado del póster de promoción de esta cinta, provocaba una inédita combinación de curiosidad y pavor.

Mucho tiene que ver con la fascinación que produjo este filme; la mezcla de sexo y muerte violenta que maneja su premisa básica. Así como toda una generación se prendó de la propuesta "eros-tánatos" de las producciones británicas de la Hammer y otra con las casposas realizaciones de Jesús Franco, una más lo hizo con la extensa saga de Viernes 13.

Esta película exhibe la influencia de dos célebres y estilísticamente superiores antecedentes: una es la cinta del gran Mario Bava, "Bahía de sangre" (1971); y la otra la inolvidable Halloween (1978) del alguna vez extraordinario John Carpenter.

No obstante, posiblemente "Viernes 13" sea la obra que supo consolidar de mejor manera, más directa y pragmática, la fórmula básica de las slasher movies, el stack and slash, es decir el cine del asesino oculto, cuchillo en mano y un reparto entero con el cual acabar.

Acierto innegable de esta cinta es la elección de un ambiente rural, con el aislado campamento como centro de las acciones y fechorías del psicópata. El campamento de verano es considerado como una de las figuras de vinculación social más queridas en los Estados Unidos.

El hecho de transformar la típica historia de fogata para espantar a los boy scouts en algo real y mortífero, sin dudas que significó un pequeño “trauma”, irresistible de vivenciar, para los espectadores norteamericanos.

El realizador Sean S. Cunningham y el guionista Víctor Miller lograron crear toda una franquicia cinematográfica con esta primera entrega, en la cual se bocetaron ciertos modelos de personajes que posteriormente serían emulados en cientos de producciones similares: la niña vampiresa que todos pretenden; el muchacho tímido y despistado de quien se burlan los demás; el galán del grupo, destinado la mayoría de las ocasiones a perecer cruelmente a manos del asesino. Y por supuesto, este último, una presencia fantasmagórica y letal, con un oscuro pasado lleno de problemas psicológicos de la infancia e incomunicación familiar.

La antológica banda sonora, los sangrientos efectos especiales de Tom Savini, el inesperado, y desde entonces infaltable, susto final y, sobre todo, la gestación de un personaje como Jason Voorhees, todo un ícono para el género fantástico, hacen de "Viernes 13" una película que ningún cinéfago debe perderse.

Título Original:
"Friday the 13th". Título Alternativo: "Viernes 13". País y año de realización: Estados Unidos, 1980. Director:
Sean S. Cunningham. Guión de: Victor Miller. Elenco: Betsy Palmer, Adrienne King, Harry Crosby, Kevin Bacon y otros.

1 comentarios :

A mi esta película no me parecio toda la obra maestra que dicen que es, la verdad.

Alguna secuela que otra me produce mucho más interés.










¿Ya nos seguís en Facebook? ¿Qué esperás?