13 jul. 2010

"Macabro", "Demons" y "Demons II", el cine del italiano Lamberto Bava

Por Jesús Ademir Morales Rojas
Editor de Trato Hecho
México

Heredero de la oscura visión cinematográfica de Mario Bava, su hijo y también cultivador de género del terror, Lamberto Bava, ha logrado realizar excelentes películas, algunas de las cuales comentaremos en lo que sigue.

"Macabro" (1980)


Este trabajo fue el debut como cineasta de Lamberto Bava. Se trata de una intensa historia de sexo, decapitaciones y venganzas ultramundanas.

En cada secuencia, se puede apreciar el influjo de su famoso progenitor, Mario Bava. De hecho, Lamberto fungió como ayudante de dirección en varias películas del cerebro detrás de "Seis mujeres para el asesino" (1964).

El argumento de "Macabro" es estrambótico, a ratos delirante y abrumador. Nos relata las andanzas de una mujer alucinada, quien atesora -literalmente- la cabeza del que fuera su gran amor. Al mismo tiempo, esta mujer se transforma en el objeto del enfermizo deseo de un joven viejo.

Lamberto Bava conduce con habilidad esta sórdida trama hasta desembocar en un desenlace sangriento y desgarrador, ideal para cualquier aficionado al cine gore. En el guión colaboró el también cineasta Pupi Avati.

"Demons" (1985)

Sin dudas, la película más recordada de Lamberto Bava. El legendario Darío Argento se encargó de la producción de esta mezcla de cine de muertos vivientes a la George Romero con la premisa ultragore de "Evil Dead" (1983). Pero, además, "Demons" nos propone una ingeniosa premisa, en donde se confunden cine y realidad.

La historia que se nos presenta es acerca de una sala cinematográfica en donde se exhibe una cinta de terror. En ella, unos jóvenes liberan a terribles demonios que de inmediato se dedican a sembrar muerte y desolación.

En cierto instante, la maldición se realiza y el público que contempla dicho cinta se transforma en una horda de hambrientos demonios, cuyas mordeduras convierten en monstruo a quien las sufre. Demons resulta un festín de splatter, bandiblub, heavy metal y exageradas escenas de violencia. Los FX corrieron a cargo del especialista Rosario Prestopino.

"Demons II" (1986)

En esta secuela, la maldición se repite, pero ahora en un edificio de apartamentos. Los demonios irrumpen en la vida real emergiendo de las pantallas televisivas, en un detalle que evoca a películas como "Videodrome" (1983) y "Vinieron de dentro de..." (1975).

Nuevamente carnicerías y acosos de zombies al por mayor, con toda la escuela del cine de G. Romero. No obstante, "Demons II" padece de severas caídas en el ritmo y un abuso en el recurso de los FX.

De cualquier manera, el entretenimiento está totalmente asegurado con este filme, tal como sucede en toda la obra entrañable de Lamberto Bava.










¿Ya nos seguís en Facebook? ¿Qué esperás?